El inesperado corte en directo de Risto Mejide a Carme Chaparro

Risto Mejide no está contento. 

El pasado domingo, el programa especial de 'Todo Es Mentira' hizo récord de audiencia, destapó la situación del periodismo actual en España pero, sobre todo, evidención que Risto Mejide y su equipo se han quedado solos en esta cruzada. 

El presentador ha denunciado que 48 horas después del 'Informe TEM', nadie de Mediaset les haya mostrado su apoyo. Y claro, Risto Mejide enfadado tiene más peligro que un niño con dinamita. 

¿Quién lo ha pagado? Carme Chaparro que pasaba por allí. 

ADEMÁS: Así construye Inda sus fake news

'Cuatro al Día', el programa de la periodista, se emite en Cuatro justo después de 'Todo es Mentira'. Así, antes de comenzar Carme Chaparro, lo habitual es que Risto Mejide le de pie y ésta adelante los contenidos a tratar. Y eso mismo pasó este martes. 

"A esta hora, seguro que a Pedro Sánchez no le llega la corbata al cuello. Mientras, el presidente al que echó, Rajoy, lo único que teme hoy es si el agua está fría. Y no se pierdan la cara que acaba de poner Albert Rivera, al encontrarse a Pedro Sánchez..."

Ahí es cuando Risto Mejide ha tirado de oficio y le ha replicado: "Bueno, y yo que tenía la esperanza de que fuéramos al 'Informe TEM'..." El gesto de Carme Chaparro, a medio camino entre la sonrisa complaciente y la sorpresa, han sido para enmarcar. No se lo esperaba 

ADEMÁS: Carme Chaparro corta al chino franquista en directo pero, ¿qué esperaba?

Lo cierto es que ni 'Cuatro Al Día' ni programa alguno de Mediaset han dicho una palabra sobre dicho informe. 

Fotos y vídeo: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

¿Por qué se lo han cerrado? 

Ver resumen Ocultar resumen

El ataque machista de OK Diario a Marta Flich ha sido la gota que ha colmado el vaso para muchos y muchas generando, así, una auténtica oleada tuitera en contra de Eduardo Inda. Bajo el hashtag #StopPeriodismoMachista, numerosos tuiteros se han lanzado a las redes sociales para condenar el artículo firmado por OK Diario donde se utilizaba la vida privada y personal de Marta Flich para atacarla.

Páginas