El fabuloso mensaje de Mel Brooks y su hijo sobre el coronavirus

Para poner en antecedentes a quienes no conozcan a Mel Brooks, se trata de uno de los más grandes cineastas del siglo XX

Creador de películas como 'La loca historia de las galaxias' (1987), 'Los productores' (1967) o, sobre todo, 'El jovencito Frankenstein' (1974), es considerado uno de los genios del humor más grandes de la historia de Hollywood. 

Pues bien, a sus 93 años, Mel Brooks sigue dando lecciones al mundo. Eso sí, esta vez no son cinematográficas, sino vitales en época de pandemia. 

Junto a su hijo Max Brooks, han protagonizado uno de los vídeos virales del año, nunca mejor dicho. En el mismo aparece Max Brooks, de 47 años, explicando para dummies por qué se debe quedar la gente en casa y la importancia de no colaborar en la expansión del virus por todo el mundo. 

ADEMÁS: Sigue la evolución mundial del coronavirus en tiempo real

La secuencia no tiene desperdicio. Sencilla, directa y, además, consigue sacar una sonrisa a todo el que lo ve. Y todo en menos de un minuto. 

"Hola, soy Max Brooks, tengo 47 años. Este es mi padre, Mel Brooks. Tiene 93 años. Si yo cojo el coronavirus, seguramente esté bien, pero si se lo pego a él, podría pegárselo a Carl Reiner, podría pegárselo a Dick Van Dyke y, sin darme cuenta, podría cargarme a toda una generación de leyendas de la comedia". El mensaje no puede ser más potente y real. 

Todo con Mel y Max Brooks separados por un cristal. Y ahí es cuando entra el lado didáctico del vídeo y el que más de 10 millones de personas ya han visto. 

"En lo que respecta al coronavirus, tengo que pensar a quién puedo infectar y tú deberías hacer lo mismo. Deja una distancia social, evita multitudes, mantén un metro de distancia y, si tienes la opción de quedarte en casa, simplemente quédate en casa. Pon de tu parte, no seas un esparcidor". 

ADEMÁS: Las fotos de Madrid convertira en ciudad fantasmas por el coronavirus

Ahí es cuando padre e hijo se despiden, el vídeo acaba y el mundo entero se pone en pie a aplaudir a rabiar a los Brooks. Bien jugado. Leyendas. 

Fotos y vídeo: Gtres y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Se han recrudecido las caceroladas en la calle Núñez de Balboa, sita en el madrileño barrio de Salamanca y epicentro cosmológico para una burguesía que Manuel Longares en su magnífica novela Romanticismo calificaba de "improductiva". Burguesía improductiva quizás pero con ganas de montar bronca debido a que un virus ha matado a muchos españoles y resulta que la culpa es de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El razonamiento puede que parezca de lo más churrigueresco pero si preguntan a su cuñado (o a Pablo Motos) seguro que se lo explica bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Segundas partes nunca fueron buenas, dicen (ahí está la trilogía de El Padrino para desmentirlo), pero enmendar la plana al mismísimo George Orwell resulta de una osadía que sólo Hollywood puede exhibir. Qué caramba.

Páginas