El día en que el cine español se hizo de centro

Salió el ministro Méndez de Vigo tan contento de la gala de los Goya y este lunes en Onda Cero declaraba todavía con una sonrisa de felicidad en el rostro: "No me pegaron ningún zurriagazo". Se refería a los cómicos y tenía toda la razón.

No fueron estos Goya 2017 como los del (traumático) No a la guerra y lo más que hubo hacia el ministro de Cultura fue algún pellizco de monja muy suavecito.

También es verdad que Méndez de Vigo resulta bastante más simpático que José Ignacio Wert, al que se le ponía una feroz cara amarilla de señor Burns (el de Los Simpsons) cuando oía mencionar la palabra cultura.

Pero lo que demostró esta edición de los Goya del año 2017 es que el cine español se ha vuelto de centro y que se acabó el pastel de que la farándula tenga que exhibir su militancia en la izquierda o en el fenecido clan de la ceja.

pedroooo-y-su-musa

ADEMÁS: Ana Belén dice que hoy no apoyaría a Zapatero (adiós al clan de la ceja)

Apenas hubo una alusión a los desahucios en la voz de Silvia Pérez Cruz y las reivindicaciones de la noche fueron más gremiales que de crítica social.

Las cosas han cambiado.

El relevo generacional que se ha producido en el cine español lo ha escorado hacia el centro (por no decir hacia la derecha). Del progresismo a pie de manifa que antaño encarnaron Javier Bardem, Juan Diego Botto, Willy Toledo, Alberto San Juan y Aitana Sánchez-Gijón hemos pasado al apoliticismo de (pongamos por caso) Adriana Ugarte, Blanca Suárez, Paula Echevarría, Mario Casas y demás estrellas rutilantes del nuevo cine español.

Para empezar, los jóvenes astros no respetan ni los Goya. Adriana Ugarte y Blanca Suárez ni se pasaron por la alfombra roja. Dónde vamos a ir a parar.

ADEMÁS: 7 películas franquistas aunque no lo parezca y que has visto en TVE

Centrismo en la farándula

Digamos que el nuevo cine español es de centro porque ha apostado por el tono templado y porque ya no hay ganas de pelea sino de buscarse cada cual las habichuelas en una industria donde la desigualdad se ha impuesto igual que en el resto de la sociedad.

Se acabó el compromiso.

Hombre, puede que algún joven actor o alguna joven actriz firme en contra del Toro de la Vega pero más allá del animalismo y la paz mundial, no parece que vayamos a ver a nadie de los nuevos recibiendo porrazos de la policía como contemplábamos a Alberto San Juan en sus años de activismo callejero.

macarena-gomez-y-aldo-comas,-el-nuevo-centro

ADEMÁS: Las mejores peores películas del cine español

Pero si hasta el reparto de los premios fue puro pactismo, sin arista alguna: premio a J. Bayona para que no pase como con Almodóvar y se nos enfade, dos galardones (¡dos!) para Emma Suárez y así Julieta se lleva algo, etc, etc, etc.

El caso es que los viejos rojos del cine español (Juan Diego, Pepe Sacristán...) son ya septuagenarios y la Santa Transición queda lejos. La tradición izquierdista de nuestra farándula, de momento, se atenúa. Sucede también en la música y en otros ámbitos. 

Y ello a la vez que en Estados Unidos, por obra y gracia de la victoria de Trump, artistas y gente de la cultura se movilizan y levantan el puño.

Bueno, a eso también se apunta todo el mundo aquí. No compromete y queda una o uno bien posicionándose (sin consecuencias) en el bando de los subversivos USA.

Eso sí, para Méndez de Vigo la gala de los Goya 2017 fue un felicísimo acontecimiento. De nada, señor ministro. A sus pies.

DANIEL SERRANO

Fotos: Cordon Press

Ver resumen Ocultar resumen

Sea usted de Filmin para esto. La plataforma de streaming donde se refugia la cinefilía más recalcitrante a ver películas en blanco y negro, V.O. y de lugares remotísimos resulta que ha anunciado una sorprendente incorporación a su catálogo. Filmin ha dado la bienvenida a Torrente (el poli facha y zafio creado por Santiago Segura) y se ha montado la marimorena. Se han desatado las quejas y ha habido quien ha amenazado con darse de baja de Filmin.

Menuda discusión se ha desatado en Twitter.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando vuelva el cine y el teatro habrá que adaptarse a nuevos usos en tiempos de pandemia durmiente y dejar que corra el aire. O tal vez (al paso que vamos y tal y como hemos tomado al asalto las terrazas en las ciudades, como si aquí no hubiera pasado nada) volveremos a amontonarnos en las salas y a tosernos en las palomitas unas a otros y otros a una. Esperemos que esto último sí que no. Sea como fuere, ya hay teatros y cines que están tomando medidas. Tendrán que abrir con su aforo limitado y normas de separación.

Páginas