El ataque progre a Santiago Segura que nunca existió

Se ha convertido Santiago Segura en el cineasta favorito de la derecha patria bien sea porque Torrente no era tanto una parodia como una subrepticia exaltación de lo reaccionario o quizás porque últimamente se ha abonado el actor y director a un discurso muy del gusto de quienes quieren derrocar el Frente Popular de Sánchez e Iglesias, de Carmen Calvo y Yolanda Díaz, de Irene Montero y Nadia Calviño.

Apostó Santiago Segura por la equidistancia en plena tormenata coronavírica y de cacerolas (y dijo aquello de que "fascistas hay de todos los colores"). También participó en Estado de alarma y se mostró encantado de compartir risas y chanzas con el insigne humorisa Javier Negre. Pasaba por allí Quique San Francisco.

El caso es que, de pronto, en medio de esta tórrida semana veraniega se hace Trending Topic el mismísimo Santiago Segura y empiezan a aparecer mensajes en su defensa porque supuestamente ha sido atacado por los progres debido al éxito de su último estreno.

Porque Santiago Segura ha estrenado comedia (Padre no hay más que uno 2) y ha arrasado en taquilla. Enhorabuena.

Claro que, según la versión dada por un sinfín de tuits en cadena, los malvados comunistas estaban que echaban las muelas por el éxito de Santiago Segura y le insultaban en las redes sociales, maldita turba de rojos.

 

Incluso se sumó a la fiesta el muy prestigioso Juan Soto Ivars, indignado por el ataque a Santiago Segura.

Pero ¿dónde estaban las críticas feroces a Santiago Segura que motivaban tan ardorosa defensa ?

He aquí un inexplicable suceso digno de La Nave del Misterio: nadie encontró los ataques de la horda marxista al creador de Torrente.

Hay quien hablaba de "pereza" ante la figura del director y concursante de Tu cara me suena y, tal vez, rastreando mucho, pudiera hallarse alguna imprecación contra la filmografía de Santiago Segura. Desde luego, no una campaña masiva contra el cineasta. Ni de lejos.

Y así lo denunciaron tuiteros de esos que miran profundamente Twitter. 

Es lo que suele llamarse, en terminología bélica, un ataque de falsa bandera. Inventar una agresión vil por parte del enemigo para provocar desprestigio y minar la moral de la tropa. La extrema derecha lo ha practicado abundamentente en lo más oscuro del confinamiento, cuando estaba convencida de que a través de Twitter y de programas fachas en YouTube iban a hacer caer al Gobierno.

Ahora los ultras están más tranquilos pero no dejan de probar suerte y ahí tienen a Alvise o Carles Enric con sus chorradas diarias.

Y lo del ataque a Santiago Segura (da toda la impresión) jamás existió. 

Aunque la gente está en su legítimo derecho de no simpatizar con Santiago Segura. Recordemos, como detalle simpático, que fue el único director que se negó a suspender el rodaje que tenía en marcha el día de la Huelga General del 29S de 2010. Paquirrín, que rodaba con Santiago Segura, dejó una frase para la historia para explicar su esquirolaje: "Pa' un día al año que trabajo...".

Dicho todo esto, que le vaya bien a Santiago Segura con su nueva comedia aunque nosotros seamos más de Jonás Trueba. Así de culturetas progres somos.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Bronca con Filmin, Santiago Segura y Torrente

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Páginas