'DUIspacito', el temazo del procés que entra directo al número 1

3, 2 o 1. Tú y yo ya lo sabíamos. DUIspacito, el temazo viral que ha lanzado el equipo de Late Motiv, ha entrado directa al número uno musical de nuestro país. 

Una canción compuesta e interpretada por Carles Puigdemont y Mariano Rajoy que arrasa en España y que amenaza, seriamente, con desplazar al otro pelotazo que más suena últimamente en discotecas: el himno de España. 

Y es que la polivalencia de la clase política española es abrumadora. Si Rajoy y Puigdemont han compuesto la que puede ser canción del año, sus compañeros del PSOE no se quedan atrás

ADEMÁS: Pero, ¿quién es Alejandra?

Eso sí, ellos han optado por el cine. 

En este caso, la cúpula socialista ha lanzado un reboot de Billy Elliot, cambiando a Jamie Bell por... ¡Miquel Iceta! Es más, hasta el título se adaptará a su protagonista y la nueva versión se llamará Micky Elliot.

ADEMÁS: El tuit de Cristina Pardo que resume la comparecencia de Puigdemont

En el film, que ya suena fuerte para los Oscar, aparecen rostros conocidos como el de Alfredo Pérez Rubalcaba, José Luis Rodríguez Zapatero, Susana Díaz o Pedro Sánchez

Fotos y vídeos: Late Motiv

Ver resumen Ocultar resumen

'Brunoise'. Esta palabra francesa nunca será olvidada por Manu, Valentín, José y Erundino. 

'Los Lobos', el equipo de los récords en 'Boom!' se quedó a una sola palabra de hacer historia en televisión y llevarse más tres millones de euros. El mayor bote entregado nunca en un concurso español. 

La palabra en cuestión, 'Brunoise', se refería a "la palabra francesa que explica el corte de la verdura en taquitos".

Ver resumen Ocultar resumen

En su blog de El Mundo ha lanzado la cuestión

Ver resumen Ocultar resumen

Comparecía José María Aznar en el Congreso de los Diputados dentro de la comisión que trata la financiación irregular del PP y Gabriel Rufián acudió como interrogador luciendo una camiseta con un mensaje explícito. Recordaba la camiseta de Rufián a José Couso, cámara de Telecinco asesinado en Irak por el ejército estadounidense. Sucedió cuando cubría una guerra que Aznar, en contra de la inmensa mayoría de la opinión pública española (e, incluso, de su propios ministros), apoyó con aspavientos, pies encima de la mesa y reuniones en las Azores.

Páginas