Doris Day, la vida en colores pastel hasta que Rock Hudson murió de SIDA

Simbolizó un american way of life pleno de felicidad y colores pastel. Doris Day era al cine como las postales de Norman Rockwell al arte estadounidense. El relato luminoso de unos Estados Unidos cuyo capitalismo inclusivo permitía a una mujer rubia hacer carrera en el mundo de la empresa pero sólo hasta que el galán conveniente se cruzaba en su vida y tocaba emprender la aventura del matrimonio, que así acababan casi todas las comedias de Doris Day con Rock Hudson y con Cary Grant.

Pijama para dos o No me mandes flores son triangulaciones donde siempre están Doris Day y Rock Hudson y Tony Randall ejerciendo de tercero en discordia.

Doris Day ha muerto a los 97 años después de una vida en rosa con estupendos sombreros que resultaban desopilantes bajo sus diferentes cardados cinematográficos.

Era la belleza ingenua que triunfó un minuto antes de que el mundo se incendiase y los 60 virasen hacia la revolución y el ¿Qué será, será? fuese silenciado mediante la guitarra de Jimmy Hendrix.

doris-day-siempre-tan-pink

Doris Day es la actriz de El hombre que sabía demasiado (cortesía de Alfred Hitchcock) pero, sobre todo, es el almíbar de las comedias románticas con equívocos sexuales y picardias que, a veces, llegaban mucho más lejos de lo que cierto puritanismo hollywoodiense hubiese querido conceder. Pero no tanto como para romper las reglas. 

Y, claro, llegaron los 60 y las mujeres se emanciparon y el desnudo se convirtió en acto cotidiano y los bañadores pop de Doris Day perdieron brillo.

Siguió siendo un mito pero los tiempos estaban cambiando y Doris Day no estaba dispuesta a cambiar y, aconsejada por su tercer marido, rechazó el papel de El graduado que haría a Anne Brancroft un mito erótico de la edad madura, inmisericorde perseguidora de un jovencísimo Dustin Hoffman ya lanzando hacia el estrellato global.

Los 70 ya no serían la época de esplendor que las décadas de los 50 y 60 habían supuesto para Doris Day

El día en que Rock Hudson se convirtió en mártir del SIDA

Pasaron los años y Doris Day se refugió en programas de televisión, algunas películas y muchas tardes de piscina en su mansión de Beverly Hills. Un poco como El crepúsculo de los dioses pero con las mejillas más sonrosadas que Gloria Swanson.

Y llegaron los 80 y la terrible plaga del SIDA y  Rock Hudson, su amigo, su compañero de tantas comedias, se convirtió en símbolo de cómo moría la comunidad gay mientras el gobierno de los Estados Unidos miraba para otro lado.

Rock Hudson, el galán heterosexual por excelencia, salió del armario y anunció que había contraído el SIDA. Tuvo un valor enorme y Doris Day le invitó a un programa que entonces tenía en televisión y el 22 de junio de 1985 la que fuera pareja perfecta para el amor de las comedias románticas se reencontró y quedó una imagen icónica, impactante, tremenda.

doris-day-y-rock-hudson-en-1985

Rock Hudson tenía 59 años y su rostro demacrado impactó y concienció sobre los estragos del SIDA. Y fue también un grito frente a las políticas criminales de la administración Reagan, que no puso medios médicos para atajar la plaga al pensar (como se pensó en un principio) que esta era una enfermedad que exclusivamente afectaba a gays y gente de vida promiscua.

Doris Day fue también valiente. En 1985 no era tan fácil como fue después colocarse el lazo rojo contra el SIDA. Doris Day, memoria de una América feliz en colores pastel, mostró el horror de una dolencia que se expandiría por el mundo de modo letal.

Ahí la vida en rosa adquirió un color mucho más violento.

Rock Hudson moriría meses después de ir a verse con Doris Day frente a las cámaras.  Un 3 de octubre de 1985. Doris Day le sobrevivió hasta que, treinta y cuatro años después, falleció a causa de una neumonía. Otro símbolo del viejo Hollywood se ha marchado.

ADEMÁS: Las 100 películas imprescindibles para todo ser humano

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

A Pedro Almodóvar le han preguntado que si le interesan las cintas de Marvel y sus superhéroes y el director manchego ha dicho que no mucho. Que lo suyo es otro tipo de películas y que, quizá, acudiría a las salas de cine a ver una cinta de este tipo si hubiera algo más de sexo en sus historias.

Ver resumen Ocultar resumen

Aún no se ha estrenado la última película de Quentin Tarantino (si no has visto nada de su esperadísima Érase una vez en Hollywood echa un vistazo aquí) pero ya se habla de la próxima. Y todo después de que el famoso director hiciera estas declaraciones, en el portal especializado Slash Film, y asegurando que su intento de resucitar la franquicia de Star Trek no está del todo descartado.

Ver resumen Ocultar resumen

Es 1 de mayo y he aquí siete películas de lucha obrera.

Páginas