Descendiendo a los infiernos: GH VIP 7

Corría el año 2004 cuando Telecinco tuvo una de las mejores ideas televisivas del siglo XXI: combinar su exitoso formato 'Gran Hermano' con concursantes famosos. 

El resultado no pudo ser más satisfactorio: 26,9% de cuota media y casi 4,3 millones de espectadores, siguieron aquella edición en la que se impuso una profesional del espectáculo como Marlene Mourreau.

La vedette ha entendido como pocos lo que es Telecinco a la televisión. Diversión sin tapujos, espectáculo, un punto de polémica y saber sorprender al público. Quizás por eso se impuso a dos perfiles más grises como Juan Camus y Rody Aragón. Pero claro, como todo, el público acabaría cansándose de ver a famosos en una casa durante tres meses. ¿Seguro? 

ADEMÁS: ¿Cuáles son los realities más famosos?

Han pasado 15 años desde aquella primera edición y la fórmula de sumar 'GH' y famosos sigue funcionando. Eso sí, con un parón de 10 años (2005 a 2015) pero 'GH VIP' afronta su séptima entrega y lo hace amenazando con superar la barrera del 30% de share de media. 

¿A qué precio? ¿Merece la pena vender tu alma al diablo de las audiencias, a cambio de tu credibilidad como medio? Vaya si la merece. Le pregunten a Paolo Vasile. 

La realidad es que con un programa como 'GH VIP' llenan las noches de los jueves, domingos y martes, de 22:00 a 02:00 horas. Además, el contenido que genera se aprovecha a diario en 'El Programa de Ana Rosa', en 'Ya es Mediodía', los fines de semana en 'Socialité' y 'Viva la Vida', por no hablar de 'Sábado Deluxe' o 'Cazamariposas' en Divinity. Con un programa se hacen toda la parrilla. 

ADEMÁS: ¿Qué fue de Indhira Kalvani, la concursante más polémica de GH 11?

Obviamente, para perpetrar esta programación, Telecinco necesita de decenas de cómplices imprescindibles: los concursantes. A lo largo de seis ediciones, 90 rostros conocidos (o casi conocidos) han pasado por Guadalix. Llegarán a 100 con los de 'GH VIP 7'. Y todo apunta a que pueden llegar a 200 cuando el reality alcance las 14 ediciones. 

¿Cómo puede ser? ¿Acaso a alguien le importa lo que hagan Mila Ximénez o Anabel Pantoja en una casa de la sierra madrileña? Pues parece que sí. Es más, volverá a arrasar. 

Ahora, si hay algo que debemos aplaudir a 'GH VIP 7' es la labor social y de recuperación que hace de algunos famosos de antaño, o de plataforma de casi famosos. Este año tenemos dos ejemplos claros en El Cejas y Dinio. 

El primero, un cani youtuber que arrasa entre el público teen pero que quien ve 'GH' no ubica. El segundo, Dinio, un clásico del Telecinco más gamberro. Un tipo que fue capaz de mantener relaciones sexuales en plena Puerta de Alcalá. Un señor al que la noche confunde hasta el punto de querer hacer creer que era el novio de Marujita Díaz. 

ADEMÁS: ¿Tongos? en los realities de Telecinco

Todos tienen cabida en 'GH VIP'. De hecho, no hay más que echar un vistazo a la lista de posibles candidatos para darse cuenta de esta labor social de la que hablamos. A saber: Miriam Sánchez, ex actriz porno y colaboradora televisiva, desaparecida hace años. Alberto Isla, ex pareja de Isa Pantoja y colaborador televisivo, desaparecido hace años. 

Falete y Rafael Amargo, artistas desaparecidos hace años. Maite Galdeano, madre de Sofía, polémica y desaparecida hace años. Leticia Sabater, incalificable. 

Está por ver quienes son los participantes definitivos de esta edición pero queda claro que con 'GH VIP 7', Telecinco hará su enésima bajada a los infiernos, donde no sólo se siente más a gusto que otras cadenas, sino que hace tiempo que abrió una sucursal que, lejos de cerrar ,está a punto de ser ampliada por el éxito que ha tenido. Y así desde 2004. 

Fotos: Gtres

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

A días del estreno en Guadalix

Ver resumen Ocultar resumen

En First Dates puede hallar el espectador o espectadora grandes encuentros que acaban en catástrofe. Y te echas unas risas, confesémoslo. El dating show de Cuatro funciona en cuanto a audiencia y perplejiza al más pintado porque hay personajes que parecen pura caricatura. Es el caso de un chaval con ínfulas de influencer (valga la cacofonía) y que rechazó a su pretendiente porque cogía el transporte público y no quería hacerse operaciones de estética.

Verlo para creerlo.

Páginas