De cuando Netflix se cargó a Blockbuster (tras unas épicas calabazas)

Hablar de Netflix en la actualidad es hablar de una de las grandes compañías televisivas en todo el mundo. El monstruo rojo ha cambiado la forma de consumir televisión. La ha modernizado, democratizado y universalizado. Y es que gracias a Netflix, entre otros, ahora el consumidor ve lo que quiere y cuando quiere. Y todo por una módica cuota mensual. 

Un modelo que poco tiene que ver con el de los videoclubs de antaño. Aquellos en los que la tarifa plana era una quimera, pues era mucho más beneficioso alquilar películas sueltas. Vaya si lo era. 

blockbuster-llego-a-tener-9.000-tiendas-y-60.000-empleados-en-todo-el-mundo

Y si hablamos de videoclubs, es impepinable hablar de Blockbuster, la gran cadena de alquiler de vídeo. Su reconocible logo, su punto norteamericano y el aroma a éxito que destilaba, la convirtieron en un referente planetario azul y amarillo. 

ADEMÁS: La gran sorpresa de Netflix podría llegar antes de fin de año

En 2004, en su punto de popularidad más alto, tenía 9.000 tiendas en todo el mundo, más de 60.000 empleados y una imagen de marca potente, a la altura de otras como Coca-Cola o Nike. 

El destino quiso que cuatro años antes (2000), una pequeña startup propusiera a Blockbuster una interesante alianza con vistas a futuro. Reed Hastings, fundador de la compañía de nuevo cuño, se reunió con John Antioco, CEO de Blockbuster, para hacerle llegar sus intenciones. 

en-sus-origenes,-netflix-enviaba-sobre-con-dvds-a-domicilio

El objetivo era diversificar el mercado de Blockbuster, incluyendo en su oferta el alquiler de títulos ilimitado mediante una cuota mensual y la posibilidad de un alquiler no presencial. ¿Por qué iba a ceder el tiburón ante la idea del pequeño pez payaso, cuando tenía controlado todo el océano? La respuesta de John Antioco fue reírse de la oferta y echar a Hastings de su oficina. 

Antes tal panorama, Blockbuster rechazó de plano la oferta y optó por no comprar Netflix… ¡por 50 millones de dólares

ADEMÁS: El cine y las series actuales y su maravillosa versión VHS

Así las cosas, Netflix y Blockbuster siguieron caminos separados y, 15 años más tarde, el resultado es de sobra conocido. A pesar de que Blockbuster aún tuvo margen para crecer en los años siguientes, la llegada de Internet y la oferta de video en streaming, les pilló con el pie cambiado. 

El gigante de los videoclubs no supo adaptarse y cuando lo hizo, era tarde. En septiembre de 2010, Blockbuster se declaraba en bancarrota y sus otrora gloriosos locales, pasaban a ser edificios abandonados, símbolos de tiempos catódicos pretéritos. La nueva televisión había llegado y Blockbuster no iba a formar parte de ella. 

blockbuster-preferia-alquilar-de-una-en-una-sus-peliculas-que-dar-tarifas-planas

Por aquel entonces, Netflix ya contaba con 15 millones de suscriptores y su crecimiento era imparable. 

ADEMÁS: El genial vídeo de Netflix o cómo saber reaccionar a la caída de tu web

Precisamente este martes, Netflix ha presentado resultados y sus clientes no paran de aumentar. En la actualidad, cuenta con 86.74 millones de suscriptores en todo el mundo, sus acciones cotizan cerca de los 100 dólares y su valor de mercado es de 42.700 millones de dólares

netflix-vio-el-futuro-antes-que-nadie-y...-

Entre julio y septiembre, la empresa ha generado un beneficio de 2.290 millones de dólares. ¿Dónde quedan los 50 millones por los que Blockbuster podría haber cambiado su historia y la del sector audiovisual? Seguramente en la cabeza y el corazón de la directiva de una empresa que tuvo, en su mano, la llave para asegurar su futuro a medio plazo, y se la regaló, en bandeja de oro a su competencia. 

Fotos: Netflix y Blockbuster

Ver resumen Ocultar resumen

Sara Sálamo se ha convertido, en los últimos días, en el azote de una derecha desaforada y desatada en redes sociales. 

La actriz ha tomado un protagonismo inesperado que se originó en un hilo en el que, sin mencionar partido alguno, se mostraba contraria a respetar a un partido homófobo, machista y racista

A pesar de no dar nombres, la derecha ofendida se dio por aludida y no tardó en cargar contra Sara Sálamo a la que han abrasado a insultos y menosprecios desde entonces. 

Ver resumen Ocultar resumen

Reflexión profunda

Ver resumen Ocultar resumen

En 2019, cinco de los peores políticos del hemiciclo español que no formaban coaliciones, fueron repudiados por un pueblo al que no habían convencido. No tardaron en convocar otras elecciones que cargaron al erario público. 

Hoy, buscando todavía sus votos para el Gobierno, sobreviven como diputados rasos del Congreso. Si tiene usted algún problemas y se les encuentra, quizás pueda ignorarlos y pedir ayuda a otra persona. 

El Equipo E

Una obra maestra. 

Páginas