Damián Mollá, hormiga de 'El Hormiguero', enciende la polémica de la 'Censura Parental'

Damián Mollá ha preguntado y Twitter ha respondido

El cómico, conocido por ser el alter ego de Barrancas en 'El Hormiguero', es un habitual polemizador de redes sociales. 

Con un don innato para generar debate, Damián Mollá ha lanzado una pregunta a modo de encuesta en la que han participado más de 2.000 personas. El tema elegido, como no podía ser de otra manera, ha sido la censura parental. (que la gente de Vox quiere blanquear utilizando el término de Pin Parental).

Damián Mollá ha preguntado pero (ejem) ¿qué quería decir? ¿Que lo de la censura parental no está mal del todo? Porque el planteamiento que hace tiene un punto demogógico. 

"Si tu hijo fuera a una clase de Caza, luego Religión y luego a la de 'Cómo abrazar las virtudes del capitalismo', ¿querrías tener el PIN Parental?". 

ADEMÁS: El hilo (cortito) de Manuel Burque con las diferencias entre las tres derechas

Es decir, el cómico le ha dado la vuelta al asunto y ha cambiado la educación en valores y tolerancia por otras temáticas algo más alejadas de la educación tradicional. Bueno, o más cercanas a la educación tradicional, según se mire. 

En este caso, y con la encuesta cerrara, el 59% de participantes sí que aplicaría la censura parental a este tipo de enseñanzas. 

Las respuestas surgidas a la cuestión, como siempre, dejan claro el sentir de buena parte de la sociedad con este asunto. 

Están desde quienes acusan a Damián Mollá de hacer una "pregunta torticera para llevarte a la respuesta que quieres", hasta quien le pide que deje de decir "gilipolleces". 

Obviamente, también hubo debate sobre Religión y, en este caso, la defensa de Damián Mollá a la asignatura fue bastante certera. Y es que el cómico, como es habitual, mantuvo un intercambio de pareceres con varios tuiteros. 

Fotos: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Marcos de Quinto anda sobradísimo en Twitter y lo mismo lanza una advertencia a su propio partido para que no colabore con el Gobierno que sale en defensa de los ultras que se manifiestan por las calles del madrileño barrio de Salamanca o dedica al mismísimo vicepresidente un "payaso" impropio de un señor que fue mandamás en Coca Cola y se nos vendió como empresario ejemplar. Si así es un empresario ejemplar, no queremos saber cómo serán los no ejemplares.

Sea como fuere.

Ver resumen Ocultar resumen

12 minutos de incómoda entrevista para el espectador

Ver resumen Ocultar resumen

Este tiempo de confinamiento ha producido numerosas canciones colectivas, desde las versiones diversas del Resistiré hasta Color esperanza cantada por la farándula de derechas pasando por ¿Quién me ha robado el mes de abril? (qué bonita) y un himno oficioso del encierro que cantó en solitario Marta Sánchez porque ella se basta y sobra.

Páginas