El joven Iker Jiménez era una mezcla entre Shia Labeouf y Dustin Hoffman

Como si de un nuevo misterio analizado por su famoso programa en Cuatro, Cuarto Milenio, se tratara, tanto Carmen Porter como Iker Jiménez compartían a través de las redes sociales esta foto. El protagonista, un jovencito Iker que, a la tierna edad de catorce años, ya fantaseaba con la posibilidad de mostrar al mundo el lado oculto de las cosas. Miren:

Imagen que también mostraba Iker junto al siguiente comentario:

ADEMÁS: Cuando Iker y Carmen se marcaron una rumba

Y que daba lugar a mil y una teorías tuiteras. ¿Nadie se había dado cuenta de que el joven Iker era un calco del actor Shia Labeouf? En la red del pajarito azul, sí que se habían dado cuenta de ello:

Pero más misterio aún. ¿Nadie se había dado cuenta de que, en realidad, Iker también era un poco Dustin Hoffman en su juventud?

Y todo esto, junto a otro misterio más. Lo desvelaba el propio Iker:

¿Estaremos ante un nuevo caso digno de análisis para Iker y Carmen? Una foto del ayer que, al menos, a muchos les ha conseguido arrancar una sonrisa. Bienvenidos a la nave del misterio...

ADEMÁS: La historia de Enrique de Vicente (Cuarto Milenio)

Fotos: Mediaset, Gtres y Twitter

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Es uno de los actores más atractivos de Hollywood, pero él no duda en dejar de lado su atractivo y taparlo si interpretar un papel lo requiere; siempre ha habido actores muy dispuestos a ello.

Ver resumen Ocultar resumen

¡Vaya grupo de baile que han formado este trío de actrices en un momento! Las tres están en un buen momento profesional; son guapas y atractivas. Y por si todo esto fuera poco, también son divertidas, no hay más que mirar el último vídeo que las protagonistas han compartido en sus redes sociales.

Su pasión es la interpretación y uno de sus hobbies, la moda. Y ahora además, resultan ser todas unas profesionales en esto del baile. ¿Qué les falta? 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Alcanzó la fama a través de un reality; aunque muchos lo hace y pocos permanecen. Pero su caso es una expepción. De hecho, sólo con pronunciar su nombre ya se le asocia directamente a ella, sin necesidad de aportar apellido alguno. Hablamos de un mujer que nació para ser princesa y que Cuatro supo verlo, para hace dos años embarcarse en un proyecto televisivo que fue todo un fenómeno.

Páginas