¿Cuánto cobran los colaboradores de 'Sálvame'?

El 27 de abril de 2009 comenzaba la andadura de Sálvame en Telecinco. 

Más de 11 años después, el programa diario sigue cosechando audiencias tremendas, siendo un líder sólido de audiencia y colocando a presentadores y colaboradores como referentes de la información del corazón. 

La pregunta que todo el mundo se hace desde hace más de 11 años es, ¿cuánto cobran los colaboradores de Sálvame? La respuesta es sencilla: un pastizal. 

ADEMÁS: Gema López de ayer a hoy

Ha sido la web Cotilleos la que ha puesto luz a este misterio que se ha mantenido oculto durante más tiempo del esperado. Se nota el corporativismo en determinados temas. 

El rango de salarios de los colaboradores abarca de los 600 a los 1.500 euros por programa. Es lógico hablar de pagos diarios, pues lo habitual es que muchos de ellos vayan días salteados. No obstante, llevándolo a semanas, la cifra empieza a imponer más todavía: entre 3.000 y 7.500 euros por semana. Ni tan mal. 

En lo más alto de la capa salarial de Sálvame, aparecerían los Kikos: Hernández y Matamoros, con 1.400 euros por programa, según recoge Cotilleos. Les seguirían Belén Esteban y María Patiño, ambas con 1.100 euros por emisión. 

ADEMÁS: Así han cambiado presentadoras y presentadores de televisión

En el tercer escalón salarial aparecerían Mila Ximénex y Lydia Lozano, cuyos emolumentos serían de 950 euros por cada presencia en Sálvame. Otros colaboradores como Gustavo González (700 euros) y Rafa Mora (600 euros), estarían algo por debajo del resto, pero con cifras más que respetables. 

Eso sí, a Sálvame y su plantilla hay que reconocerles la dificultad de sacar un programa diario de cinco horas en directo. Y es que los tres formatos de Sálvame, canibalizan Telecinco entre las 16:00 y las 21.00 horas. "¿Pasapalabra? No sé de qué me habla, señora" es la frase más comentada en la cúpula de Mediaset. 

Pero claro, estos salarios son tan sólo por Sálvame. Al final, el entorno endogámico que se crea muchas veces en Mediaset, favorece que estos colaboradores bailen en la parrilla y aparezcan como tertulianos de realities, como invitados a programas especiales, incluso como entrevistados en Sábado Deluxe. 

ADEMÁS: ¿Cuánto cobra Anabel Pantoja en Instagram?

Además, el estar a diario en televisión, les permite otras dos importantes fuentes de ingresos. La primera, las redes sociales, donde pueden anunciar productos de todo tipo y ganar casi más que en el programa. En segundo lugar, la publicidad. Y es que todo anuncio en el que aparezca un colaborador, es dinero que se lleva a su bolsillo. Jata, Lo Mónaco, Melones Bollo... Pues eso. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Qué mala fama tiene la farándula. Piensa la gente que actrices y actores son personas siempre de hábitos tóxicos, que se acuestan a las tantas y están de farra casi permanente. Como si no hubiera actores y actrices que madrugasen. El caso es que Víctor Clavijo ha ilustrado con una breve anécdota cómo imagina el personal a quienes componen el mundo del espectáculo. Con sus droguitas y demás.

Resulta que Víctor Clavijo fue a hacerse una PCR porque así se le exige para trabajar con seguridad como actor.

Y esto es lo que pasó.

Atención.

Ver resumen Ocultar resumen

Ya no sabemos que es realidad y que es fake, admitámoslo, y con Enrique Ponce (torero que ha cobrado protagonismo este verano debido a causas sentimentales o así) ya resulta imposible discernir hasta dónde llega la parodia y hasta dónde el personaje de carne y hueso. Se ha vuelto un influencer y te lo puedes encontrar en Tik Tok bailando como Michael Jackson. Mejor eso que hacer daño a un animal hasta su fenecimiento (opinamos por aquí).

Sea como fuere.

Ver resumen Ocultar resumen

Es verano y, aunque la pandemia arrecia sin que podamos frenarla, resulta inevitable caer en cierta despreocupación y beber horchata a la sombra y hacer chistes tontos pero que nos hacen sonreir como si el mundo fuese un lugar perfecto. Por ello queríamos resaltar la chanza de Bob Bop a cuenta del nombre de Macarena Olona, diputada de Vox que suele tender a la agresividad y la vociferación.

Se trata de una broma sin ánimo de hacer daño.

Una cosa veraniega y divertida, tontorrona pero (a la vez y valga la paradoja) ingeniosa.

¿Por qué no?

Páginas