Cuando Tom Cruise confundió la Semana Santa con las Fallas

Ocurría en el año 2000 y forma parte ya de esos errores (por no decir otra cosa) que llegan de manos del cine hollywoodiense: la Semana Santa de Misión Imposible 2 no hay por dónde cogerla. Secuencia que contaba con Tom Cruise y Anthony Hopkins intentando salvar el mundo, en Sevilla y presenciando una procesión nocturna en la que se mezclaban las Fallas valencianas con el fervor religioso andaluz.

"Siéntese, señor Hunt", le decía el personaje de Hopkins al interpretado por Cruise. "Estas fiestas son un fastidio, honrar a los Santos quemando cosas. Curiosa manera de venerarlos, ¿no cree? Por poco me queman a mi al venir aquí". 

tom-cruise-de-promocion-en-sevilla

ADEMÁS: Toma sorpresón, la última de Tom Cruise está bien (o eso dicen)

Historia del cine americano digna de ser recordada en tiempos de Semana Santa.

Falleras tirando arroz, señores con antorchas...

En la (particular) visión del director de la película, John Woo (poco más ha hecho en el cine hollywoodiense en cineasta chino tras Misión Imposible 2) había de todo. Desde féminas vestidas de falleras tirando arroz al paso de las imágenes de Semana Santa, hasta caballeros con pañuelos rojos, bailando y portando antorchas.

ADEMÁS: Cuando Tom Cruise obligaba a sus amigos a jugar al escondite inglés

Un despropósito hecho cine que dio la vuelta al mundo y, quizá, atrajo a algún que otro turista perdido que, una vez en la Semana Santa sevillana, se preguntaba el porqué de la ausencia de fuego e imágenes quemadas en sus procesiones.

Ay, Tom, ay.

Fotos y Vídeo: Youtube y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Sucedió en Torremolinos. Corría el año 1964 y Frank Sinatra había venido a España a rodar algunas escenas de El coronel von Ryan (peli bélica en la que participó una jovencísima Raffaella Carrá). Todo el trabajo para este largometraje se había hecho en Italia pero quedaban un par de días de rodaje en territorio español.

Ver resumen Ocultar resumen

No es sólo Cannes. Francia ama a Pedro Almodóvar. Le reclama para su patrimonio cultural igual que lo hizo con Buñuel. Y ríe sus películas como si todas fueran comedias aunque, a veces, resulten trágicas. Pero Francia se quedó (para siempre) con el Almodóvar feliz de Mujeres al borde de un ataque de nervios, esa fotografía de España con áticos de diseño, colores pastel y caricaturas entre lo castizo y lo cosmopolita. Una obra maestra dentro de la alegre filmografía almodovariana.

Ver resumen Ocultar resumen

Se va perdiendo (sniff) la tradición de poner cine de romanos en la tele por Semana Santa: La túnica sagrada, Quo Vadis?, Ben-Hur y hasta Espartaco, manual de insurrección marxista que Hollywood aplaudió y supuso la resurrección del guionista Dalton Trumbo (marginado por la caza de brujas y recuperado para la industria por Kirk Douglas mientras Stanley Kubrick, que dirigía la cinta, se ponía de perfil y lo mismo le daba que Trumbo saliese en los créditos o que no, Kubrick nunca fue un artista muy politizado que digamos, era

Páginas