Cuando el padre Benito (censor franquista) dio el visto bueno a una película gay

Hablamos de Diferente, pieza de culto en el cine español por su rareza y atrevimiento. Estrenada en 1961, en pleno franquismo, sin problema alguno de censura. Es más. A los censores les encantó. Lo contaba su director, Luis María Delgado, en una entrevista para TVE: "La película se pasó a la censura y no nos cortaron ni un fotograma. El primero que salió fue el padre Benito y dijo: 'Es la primera película artística que he visto en mi vida'. No nos cortaron nada".

Así era la censura. Arbitraria. Relataba Berlanga que, en cierta ocasión, la censura le tachó de un guión un plano de la Gran Vía en el que se veía la sala de fiestas Pasapoga. Cuando indagó sobre la razón de tal tachadura le contaron que un censor había dicho: "Berlanga es capaz de sacar a un cura saliendo del Pasapoga. No cuela". La fantasía censora era magnífica e iba más allá de lo que el propio autor hubiera maquinado.

O al revés.

Hacías una película tan abiertamente gay como Diferente y no pasaba nada.

Y ello teniendo en cuenta que en el arranque de la película, mientras aparecen los títulos de crédito, se mostraba la buhardilla que es hogar del protagonista y una biblioteca donde se destacan una obras completas de García Lorca, unos tomos de Freud y libros de Oscar Wilde y Marcel Proust. Y que hay momentos como el de frenesí del protagonista ante los musculados brazos de un obrero que está dándole que te pego al suelo con un martillo pilón. O coreografías con un algo (bastante) de homosexualidad climática. O el simple hecho de que el personaje central de la película rechace las ofertas amatorias de la bella Sandra Lebroq.

Diferente es una película impulsada por Alfredo Alaria, bailarín y coreógrafo bonaerense que aquí dio rienda suelta a sus fantasías y dejó a Luis María Delgado ejercer una dirección al borde la psicodelia.

Una película rara, distinta (eso desde luego) y, pasados los años, objeto de culto entre el público entendido.

En Diferente, por cierto, también podemos encontrar a grandes cómicos y cómicas del cine español como Gracita Morales, Agustín González, Jesús Puente, Julia Gutiérrez Caba y ¡Quique San Francisco! Muy niño, evidentemente. Porque Quique San Francisco, hijo de actriz y actor, vivió la farándula desde su más tierna infancia.

En cuanto a Luis María Delgado, director de esta joya kitch y subversiva, luego se especializó en la españolada pura y dura: de Mi marido y sus complejos (con José Luis López Vázquez) a Pepito Piscinas (a mayor gloria de Fernando Esteso) pasando por Mírame con ojos pornográficos o Cuando Almanzor perdió el tambor. También, al final de su carrera, produjo You're the one y El abuelo a José Luis Garci.

Y ahí quedó Diferente, estrenada con el aplauso de los censores (que no vieron o no quisieron ver el sesgo homosexual de la película) y sin gran éxito de taquilla, qué se le va hacer. Aún así, una explosión de color en medio de la grisura firmemente heteropatriarcal del franquismo. Una película valiente. Quede constancia de ello y rindamos homenaje a quienes la hicieron.

ADEMÁS: 13 películas de temática LGTBI+ realmente buenas

Ver resumen Ocultar resumen

Ramón Fernández (más conocido en la industria del cine español como Tito Fernández) es uno de los grandes artesanos del celuloide celtibérico y un fabricante de taquillazos absolutamente prodigioso: de No desearás el vecino del quinto a Cuéntame pasando por Sor Ye-yé, Cateto a babor, Las aventuras de Enrique y Ana o Los ladrones van a la oficina. Todos esos títulos son cosa suya.

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

Páginas