An American Family: el primer reality de la historia de la televisión

Lejos de lo que mucha gente imagina, Gran Hermano no fue el primer reality show que se emitió en televisión. Eso sí, Gran Hermano puede presumir de ser el origen del boom de este formato y exportarlo a todo el mundo desde Holanda, donde arrancó a finales de los 90. 

Pero, si no fue Big Brother, ¿cuál ha sido el primer reality show de la historia de la televisión mundial? 

Ese honor se lo lleva An American Family, un programa de origen estadounidense (cómo no) que revolucionó la televisión casi sin querer. 

Historia de la televisión en estado puro.

Fue la cadena pública PBS la que en 1971 decidió seguir el día a día de los Loud. Esta familia acomodada vivía en Santa Barbara, California y estaba formada por Bill y Pat, a los que acompañaban sus cinco hijos: Lance, Delilah, Grant, Kevin y Michele, todos entre 14 y 20 años. Bill era un comerciante que pasaba mucho tiempo fuera de casa, mientras Pat cuidadaba de sus cinco hijos. El modelo familiar de clase media clásico de la época.

Producido en forma de documental, se estrenó en 1973 tras un rodaje de 300 horas que se quedó en 12 capítulos de una hora que se emitieron el prime time y que son historia de la televisión. Sus protagonistas se convirtieron en estrellas casi al instante, algo para lo que no estaban preparados. 

A esto se sumó el hecho de que An American Family introdujo eventos nunca retransmitidos en una televisión, ni pública ni privada. Hablamos de la separación de los padres de la familia, la demanda de divorcio interpuesta por Pat alegando las infidelidades de su marido o, lo más impactante de todo en plenos años 70, la declaración de Lance, uno de los hijos de la familia, de su condición de homosexual. Asuntos de familia en tiempo (casi) real.

una-familia-que-se-hizo-famosa

El paso que dio Lance ante todo Estados Unidos le elevó a categoría de icono de la comunidad LGTBIQ. El impacto que tuvo la serie atrajo no sólo la atención de los espectadores de Estados Unidos sino de intelectuales como el francés Jean Braudillard, que quedó fascinado. Las audiencias llegaron a superar los 10 millones de espectadores pero, ¿dónde estaba el secreto de su éxito? 

Según el mencionado sociólogo francés Jean Baudrillard, "los Loud eran hiperreales", lo que facilitaba que el espectador empatizara con ellos. El impacto fue tal que la revista TV Guide incluyó 'An American Family' entre los 50 mejores programas de todos los tiempos. Viendo en lo que ha derivado la telerrealidad, la inclusión está más que merecida. Y HBO, años después, hizo su revisión de este hito televisivo en forma de serie.

El programa tuvo, mucho después, su continuación. Primero, en 1983, An American Family Revisited repasó la vida de la familia 10 años después de saltar a la fama. El segundo, 20 años más tarde (2003), mostró las consecuencias del SIDA en Lance, el hijo más mediático, quien había fallecido en 2001. El título no engañaba: Death in an American Family.

Y luego la versión HBO donde optaron por llamar Cinema Verité a su producción. James Gandolfini daría vida a Craig Gilbert, creador y locutor de la serie, mientras que Tim Robbins y Diane Lane se meterían en la piel de Bill y Pat Loud. 

Así empezó todo.

ADEMÁS: 10 series que recordarás si hiciste la EGB

Fotos: PBS y HBO

Ver resumen Ocultar resumen

Ser uno de los directores y productores ejecutivos de una de las mejores comedias del siglo XXI, Curb your enthusiasm, para que todo el mundo te acabe recordando como un maldito meme. 

Es triste, ¿verdad?

Pues es lo que le pasa a Robert B. Weide desde 2015. Ahora, en los últimos meses, su nombre y la sintonía que todo el mundo asocia con solo leer o escuchar su nombre, se ha multiplicado en Twitter. Y es que en la red se usa ese meme para cerrar vídeos vergonzantes o inesperados. 

Ver resumen Ocultar resumen

En Friends no existían los problemas raciales ni la discriminación por ser mujer y lo gay tampoco resultaba problemático siempre y cuando se redujese a un buen motivo de chiste.  El mundo era un lugar plácido donde sentarse a esperar el futuro. En los años 90 el día de mañana iba a ser inevitablemente mejor. No tenían duda acerca de ello las chicas y chicos de Sensación de vivir en su soleado instituto californiano.

Ver resumen Ocultar resumen

La fiebre del cambio de hombre a mujer o de mujer a hombre o cómo se quiera continúa por obra y gracia de FaceApp, esa aplicación que nos hizo vernos en la senectud y ahora da la vuelta a nuestra apariencia de nuevo. Y Star Trek ha entrado en juego. Lo cual siempre resulta gratificante.

Ha sido William Shatner, el celebérrimo capitán Kirk, quien ha jugado.

¿Y si se hubiera tratado de una capitana?

Pues así hubiera lucido.

Ale hop.

Páginas