Corbacho, Pérez-Reverte y otras críticas a las teles por cómo han tratado el caso Julen

La tragedia de Julen, el niño que cayó a un pozo en una finca malagueña, se ha convertido en el motor para ganar audiencia de las televisiones en España durante estos últimos días. Telecinco, incluso, optó por un programa especial presentado por Ana Rosa que se alargó hasta pasada la medianoche del viernes. El sábado volvía a las nueve de la mañana para seguir con el asunto.

El problema es que el enfoque dado por las televisiones ha provocado la crítica de parte del público, al que ha disgustado lo que consideran pornografía sentimental y puro espectáculo.

Opiniones de gente anónima vertidos (abundantemente) en Twitter y también de algún nombre célebre.

Es el caso de José Corbacho, de profesión cómico, y de ánimo bastante indignado con las teles.

Así de contundente se ha mostrado Corbacho.

También el escritor Arturo Pérez-Reverte ha apuntado a la prensa y, concretamente, a Mamen Mendizábal cuando entrevistó a un geólogo para conocer cómo es el terreno en el que estaba atrapado Julen.

En el caso de Pérez-Reverte (cómo no) el dedo acusador señala la ignorancia supina de los periodistas, ignorancia que admitimos y por eso se pregunta a los geólogos, señor Pérez-Reverte, que no es precisamente ese desliz de Mamen Mendizábal la barbaridad más grande que se ha proferido en la cobertura televisiva de la tragedia de Julen.

Eso sí, recomienda el creador del capitán Alatriste revisar El gran carnaval, obra maestra de Billy Wilder protagonizada por Kirk Douglas que muestra grandes paralelismos con lo ocurrido en Totalán. Trata de un periodista sin escrúpulos que convierte en puro circo la historia de un pobre desgraciado atrapado bajo tierra en las galerías de una mina. ¿Les suena?

Extremadamente iracundo se ha mostrado también David Couso, eurodiputado de Izquierda Unida.

>

Muchísimos han sido los tuits criticando lo que ciertos televidentes consideran "estilo carroñero" de las cadenas aunque lo cierto es que mucha otra gente ha seguido con pasión y solidaridad hacia la familia esta tragedia. Y la audiencia de los programas que se han centrado en el caso Julen se ha disparado y eso es un dato objetivo.

Sin embargo, las objeciones éticas existen y ahí están, en Twitter y en las conversaciones del día a día.

Ahora toca el duelo pero no se impondrá el silencio sino que las televisiones seguirán informando (es su deber) y la reflexión sobre cómo hacerlo continuará.

ADEMÁS:  Agreden (otra vez) al mismo reportero de Espejo Público

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Admítase la veracidad de este testimonio por la prueba gráfica que se aporta en el hilo (madre e hijo fotografiados juntos) pero todo puede ser en este mundo traidor así que, en fin, quién sabe. Avisamos. Y dicho esto, vamos al turrón.

¿Se acuerdan ustedes del capítulo de 'Callejeros' en el que una vecina de un inmueble valenciano denunciaba las vejaciones que sufría por parte de otra vecina?

Ver resumen Ocultar resumen

No me chilles que no te veo. Ese fue el título que pusieron a una película de los 80 muy poco memorable protagonizada por Gene Wilder y Richard Pryor, ambos actores celebérrimos de comedia de quienes hoy pocos nos acordamos y mira que el público viejuno se reía con sus cintas cuando se alquilaban en el videoclub.

En fin, que durante una de sus salidas fuera de palacio en Mallorca ha sido abordada Letizia (y Felipe VI y las niñas) al grito de "¿dónde está el Rey Emérito?".

Ver resumen Ocultar resumen

Qué mala fama tiene la farándula. Piensa la gente que actrices y actores son personas siempre de hábitos tóxicos, que se acuestan a las tantas y están de farra casi permanente. Como si no hubiera actores y actrices que madrugasen. El caso es que Víctor Clavijo ha ilustrado con una breve anécdota cómo imagina el personal a quienes componen el mundo del espectáculo. Con sus droguitas y demás.

Resulta que Víctor Clavijo fue a hacerse una PCR porque así se le exige para trabajar con seguridad como actor.

Y esto es lo que pasó.

Atención.

Páginas