¿Se ha pasado Sánchez Dragó al porno?

¿Pero qué me estás contando? Que Fernando Sánchez Dragó se ha metido a director de cine amateur. Y no sólo eso, lo ha hecho con un salto con triple tirabuzón que le ha llevado a firmar una obra pornográfica y sadomasoquista. Y no es broma. 

El escritor y presentador, a sus 81 años, tal y como recoge La Razón, ha decidido añadir una disciplina más a su ya largo currículum, con un curioso cortometraje titulado 'La Doma'. 

La obra se enmarca en los Premios Bonobo, al que puede concurrir cualquier persona, siempre que cumpla dos condiciones: grabar su cinta con un smartphone o una tablet y que la temática sea erótica. Ambos puntos los ha cubierto Fernando Sánchez Dragó con su iPhone 6S. 

ADEMÁS: 10 películas de terror eróticas (porque el miedo puede ser sexy)

El ahora director grabó 'La Doma' a principios de año en el municipio soriano de Castilfrío de la Sierra. Una obra en la que el protagonista es Baco y en la que habrá máscaras, curas, militares y panteras. Suena a Marvel pero tiene poco que ver. 

El propio Fernando Sánchez Dragó explica a 'La Razón' que "yo, a mis 80 años, hago mejor el amor que a los 20. Más veces, más tiempo e incluso más a menudo. No sólo cantidad, sino calidad". Con esta premisa vital, quién puede extrañarse de la temática elegida por el autor para 'La Doma'. 

Fotos: 

Ver resumen Ocultar resumen

Marcos de Quinto anda sobradísimo en Twitter y lo mismo lanza una advertencia a su propio partido para que no colabore con el Gobierno que sale en defensa de los ultras que se manifiestan por las calles del madrileño barrio de Salamanca o dedica al mismísimo vicepresidente un "payaso" impropio de un señor que fue mandamás en Coca Cola y se nos vendió como empresario ejemplar. Si así es un empresario ejemplar, no queremos saber cómo serán los no ejemplares.

Sea como fuere.

Ver resumen Ocultar resumen

12 minutos de incómoda entrevista para el espectador

Ver resumen Ocultar resumen

Este tiempo de confinamiento ha producido numerosas canciones colectivas, desde las versiones diversas del Resistiré hasta Color esperanza cantada por la farándula de derechas pasando por ¿Quién me ha robado el mes de abril? (qué bonita) y un himno oficioso del encierro que cantó en solitario Marta Sánchez porque ella se basta y sobra.

Páginas