Cómo pintar la cara a Fernando Sánchez Dragó en dos sencillos tuits

La derecha mediática española lo ha vuelto a hacer. Se han marcado un donde dije digo, digo Diego de manual. Uno más. 

Si hace unos meses, clamaban al cielo contra el estado de alarma, al que acusaban de opresor y de hundir la economía; ahora, en un guro esperado de los acontecimientos, exigen un mando único sanitario y medidas que las comunidades autónomas no han sabido o no han querido aplicar. 

Ahora, en este escenario caricaturesco de la desvergüenza y el todo vale con tal de rascar votos, ha sido Fernando Sánchez Dragó quien ha sobresalido de forma notable. 

El escritor lanzaba un tuit contra el Gobierno de Pedro Sánchez, algo habitual, pero en esta ocasión con el añadido de la defensa a un Boris Johnson cuya gestión del coronavirus tiene a Reino Unido con más de 45.000 muertos. No parece el mejor político al que defender. 

ADEMÁS: Las curiosidades de los ministros españoles

No obstante, lo curioso de la sentencia de Fernando Sánchez Dragó no ha sido su proclama, sino que hace apenas dos meses, estaba defendiendo posturas contrarias, como le han hecho ver con otro tuit. "Pero Fernando, si los fascistas os oponíais al estado de alarma porque era todo un invento bolivariano"

¿Qué ha hecho el escritor ante tal pillada? Emular a Javier Clemente con la Selección Española de Fútbol: 'Patapum p'alante'. "¿Me ha oído condenar el estado de alarma? Lo dudo, porque no suelo meterme en camisas de once varas. Lo único que he hecho es ponerle nombre: cautiverio. Lo era". 

Y claro, resulta que Twitter tiene esa capacidad para poner en su sitio al más pintado, sobre todo si a principios de mayo, pedía a los partidos políticos que votaran contra el estado de alarma. 

ADEMÁS: Los secretos de VOX: ¿quién está detrás del partido de Santiago Abascal?

Una captura de pantalla ha puesto de manifiesto la realidad. Ojo, que en el sentido estricto de la conversación, Fernando Sánchez Dragó tiene razón, nadie le ha oído condenar el estado de alarma. Ahora, otra cosa es lo que haya escrito y la gente haya leído. 

Tampoco tiene desperdicio la respuesta del escritor a la pillada: victimización y sarcasmo. ¿A que nos suena a la forma de proceder de determinado partido?

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Qué mala fama tiene la farándula. Piensa la gente que actrices y actores son personas siempre de hábitos tóxicos, que se acuestan a las tantas y están de farra casi permanente. Como si no hubiera actores y actrices que madrugasen. El caso es que Víctor Clavijo ha ilustrado con una breve anécdota cómo imagina el personal a quienes componen el mundo del espectáculo. Con sus droguitas y demás.

Resulta que Víctor Clavijo fue a hacerse una PCR porque así se le exige para trabajar con seguridad como actor.

Y esto es lo que pasó.

Atención.

Ver resumen Ocultar resumen

Ya no sabemos que es realidad y que es fake, admitámoslo, y con Enrique Ponce (torero que ha cobrado protagonismo este verano debido a causas sentimentales o así) ya resulta imposible discernir hasta dónde llega la parodia y hasta dónde el personaje de carne y hueso. Se ha vuelto un influencer y te lo puedes encontrar en Tik Tok bailando como Michael Jackson. Mejor eso que hacer daño a un animal hasta su fenecimiento (opinamos por aquí).

Sea como fuere.

Ver resumen Ocultar resumen

Es verano y, aunque la pandemia arrecia sin que podamos frenarla, resulta inevitable caer en cierta despreocupación y beber horchata a la sombra y hacer chistes tontos pero que nos hacen sonreir como si el mundo fuese un lugar perfecto. Por ello queríamos resaltar la chanza de Bob Bop a cuenta del nombre de Macarena Olona, diputada de Vox que suele tender a la agresividad y la vociferación.

Se trata de una broma sin ánimo de hacer daño.

Una cosa veraniega y divertida, tontorrona pero (a la vez y valga la paradoja) ingeniosa.

¿Por qué no?

Páginas