Cine de medianoche en TVE: películas clasificadas S en la tele pública

Hubo un tiempo en que películas de alto contenido sexual o violento no se pasaban por la televisión. Veníamos del franquismo y ya se sabe. Ahora no se ponen porque no hay interés ni en la televisión pública ni en la privada por programar películas que no sean de estricta actualidad o Pretty Woman, que pese a su tufo machista sigue emitiéndose y sigue cosechando audiencias más que estimables. En fin, el público es incorregible.

Pero retrocedamos en el tiempo a 1985, cuando Pilar Miró decidió cambiar la televisión pública y surgieron prodigios como La Bola de Cristal y salieron unas chicas punkis cantando "me gusta ser una zorra" y todo parecía posible.

Fue en 1985 cuando en la primera cadena de la televisión pública se introdujo el espacio Cine de medianoche, donde se programaron peliculones como Deliverance y Arrebato y chorraditas eróticas (pero que suscitaban la curiosidad del respetable) como Si don Juan fuese mujer (con Brigitte Bardot) o Portero de noche,

Resultó una conmoción porque, entre otras cosas, no había televisión nocturna y con Cine de medianoche se abrió ese melón los viernes y se crearon expectativas que seguramente luego quedarían incumplidas porque muchas de las cintas exhibidas no eran para tanto.

Impactó, por ejemplo, El imperio de los sentidos de Nagisa Oshima, con sexo extremo a la japonesa que dejó a la gente bastante turulata.

un-momento-de-el-imperio-de-los-sentidos

Luego también sucedió que la censura no había cesado y se quiso emitir Interior de un convento y a última hora, por presiones de los medios de derechas de este país, no llegó a salir a antena. Se emitió en su lugar Los placeres ocultos de Eloy de la Iglesia.

interior-de-un-convento

Tampoco se perdieron gran cosa las españolas y españoles de aquellos días.

En realidad, todavía íbamos a rebufo de un puritanismo clerical que hacía a España anhelar ver desnudos o violencia que no habían podido ser contemplados más que en peregrinaciones a Perpignan para ver películas prohibidas aquí como El último tango en París. Y luego resulta que muchas de esas películas prohibidas eran bastante malas y bastante machistas.

Pero, bueno, el Cine de medianoche también proporcionó la oportunidad de ver parte de la excelente filmografía de Pedro Almodóvar (Laberinto de pasiones, Entre tinieblas, Matador...) y Bigas Luna (Bilbao, Caniche...).

laberinto-de-pasiones,-el-cartel

¿Y qué más se pudo ver en Cine de medianoche? Pues Roma de Fellini, Perros de paja de Sam Peckinpah, Con el culo al aire de Carles Mira, La gran comilona de Marco Ferreri (esa también tuvo su repercusión), La vía láctea de Buñuel... Un poquito de todo. Un cine club con títulos (en algún caso) clasificado S.

(La clasificación S se le puso al porno y al erotismo al principio de la Transición, por si alguien es enojosamente joven como para saberlo).

La cosa duró hasta 1988 y ahí se acabó lo que se daba.

Y lo de trasnochar para ver películas de cierto voltaje se dejó para cuando Canal + llevó en codificado un tipo de contenido adulto bastante más crudo. 

ADEMÁS: 7 series españolas que (tal vez) habías olvidado

Ver resumen Ocultar resumen

Acero Azul, Magnum, Le Tigre... Sí, todas esas miradas volverán a los cines en 2016, eso sí, mientras esperamos, nada como el primer adelanto de la anhelada secuela y una pregunta a Dios de Derek Zoolander

Ver resumen Ocultar resumen

Confirmado. Tras meses de dimes, diretes, rumores y debates, la segunda parte de Ocho apellidos vasco, la película más taquillera del cine español, ya tiene nombre. Finalmente será Ocho apellidos catalanes, como se especuló desde un principio. Eso sí, ahora está confirmado por completo. 

7 superhéroes de pena Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Ahora los superhéroes de las películas gozan de altísima tecnificación y tienen dilemas morales gracias a guionistas cualificados y, sobre todo, cuando reparten puñetados y luchanechando rayos láser por los ojos todo es minuciosamente creíble.

Pero ¿y los superhéroes de antaño?

Aquellos que volaban colgando de hilos y bajo cuyos trajes tipo esquijama se adivinaba un cuerpo no precisamente musculado sino tirando a flácido. Eran de pena pero también deliciosamente divertidos.

Páginas