Chuck Norris vende agua para machos a un precio que ni te imaginas

Si te preguntabas en qué andaba metido el bueno de Chuck Norris a sus 76 años, ya te decimos que lo de jubilarse y descansar en su rancho de Texas, es lo último que se le pasa por la cabeza. 

Es cierto que el actor ya no está para patrullar la ciudad, ni luchar contra expertos en artes marciales, por lo que ha optado por algo más tranquilo pero igual o más lucrativo: vender su propia marca de agua. No hablamos de la que se pone en las fotos, sino de la que se bebe. 

ADEMÁS: 10 datos y un celebrities que desconocías de Chuck Norris

Carlos Ray Norris, nombre real del actor, ha lanzado CForce, su nueva aventura empresarial, en forma de agua embotellada para machirulos. No, en la publicidad no lo dice, pero todo lo que hace Chuck Norris lleva implícita una carga extra de testosterona. Es más, no sabemos si cada botella de agua llevará unas gotitas de la misma. 

este-montaje-no-es-nuestro,-es-de-la-propia-marca...-genios

Lo cierto es que el actor se ha montado su planta de embotellamiento en su propio rancho, Lone Wolf, y el precio no es económico precisamente. A saber, el precio es de 23,99 dólares, la caja de 24 botellas de 35 cl. Es decir, a dólar la botellita. Es lo que tiene beber el agua de los auténticos hombres sureños USA.

ADEMÁS: Chuck Norris y otras grandes pelucas, peluquitas y pelucones

Y ojo, no hablamos de una fábrica amateur o casera. Ni más ni menos que 5.000 metros cuadrados de espacio para convertir CForce en un referente del sector. 

¿Por qué el precio tan elevado? Porque, según confirma la familia Norris, el agua se filtra a través de una roca volcánica formada hace 23.000 años. Otra cosa no, pero marketing tienen un rato en la familia. Sólo así se entiende que Chuck Norris sea considera el tipo más fuerte del mundo... ¡por delante de Son Gokuh! 

Fotos: CForce

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido la estrella de este domingo en San Sebastián, el icono hollywoodiense con el que el festival ha demostrado que sigue convocando a los grandes nombres de la industria cinematográfica mundial.

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos hablando de uno de los grandes directores del cine español, quede claro, y no se entienda el titular como menosprecio. Pero es que Fernando Colomo rodó entre 1982 y 1996, coincidiendo con los gobiernos de Felipe González, una colección de fabulosas comedias que son un certero retrato de esa enfervorecida España que se modernizaba y creía (bendita inconsciencia) que la fiesta duraría siempre. Pero, como cantaba Paloma San Basilio, la fiesta terminó.

Con que hemos titulado aludiendo a Felipe González pero sin mala intención alguna.

Páginas