Cayetano Rivera: cronología de una revolución tuitera y taurina

Cayetano Rivera siempre había sido el hermano comedido y mesurado de los Rivera. Es más, puede que siga siéndolo, a pesar de las últimas semanas, pues comparado con Fran y Kiko, aún tiene mucho que remar para llegar a los niveles de sus hermanos. 

No obstante, desde que se decretó el estado de alarma, Cayetano Rivera se ha convertido en una suerte de portavoz del sector taurino en redes sociales. Una portavocía oficiosa que ha llevado de forma curiosa, por así decirlo, y que conviene repasar tras su último y casi delictivo mensaje. 

De hecho, Cayetano Rivera comienza sus ataques al Gobierno incluso antes de que se decrete el estado de alarma el pasado 14 de marzo. Lo hace a lo grande, a lo bestia y, de nuevo, a lo casi delictivo, acusando al gobierno de forma directa por el 8M. Mismo día que, como se ha recordado en numerosas ocasiones, hubo misas, fútbol, cines, teatros, incluso mítines políticos de miles de persona a puerta cerrada. 

Lo bueno o lo malo, según se mire, de Cayetano Rivera es que suelta sus consignas tuiteras a cuentagotas. Así, pasan días entre unas y otras, dejando que maceren sus mensajes.

Y casi una semana después, y tras un tuit intermedio de agradecimiento a los sanitarios que ahora mucha gente ignora saliendo a la calle con cacerolas, el torero vuelve a cargar contra el Gobierno, el 8M y, de paso, contra algunos periodistas. Eso sí, no da nombres. 

Los tuits del torero se viralizan lo que tiene un claro efecto en su tercer mensaje contra el Gobierno: llega la fantasía. Cayetano Rivera se viene arriba y se anima con un microcuento que, como buen clásico, empieza con "Érase una vez...". El problema de este microcuento es que no aclara a qué gobierno se refiere, si al central, a alguno regional en concreto o, pudiera ser, alguna Administración pretérita. Quién sabe. 

Las siguientes semanas, Cayetano deja descansar a los políticos y cambia de tercio. Sus mensajes pasan de críticas a propuestas para sacar adelante el sector.

Además, aprovechando el apagón cultural, recuerda que los toros también son cultura. Ojo que este mensaje no es baladí. Era un preludio de lo que estaba por venir. El clímax de Cayetano Rivera como portavoz tuitero oficioso del mundo del toro. El vídeo que emocionó a Pedro Sánchez. El mensaje en el que Cayetano Rivera... ¡pedía ayudas al Gobierno al que no deja de dar palos!

Por si quedaba alguna duda sobre a quién iba dirigido el vídeo, Cayetano Rivera lo deja claro en su siguiente tuit, dos semanas después. Un tuit que, de paso, lanzaba un dardo al sector audiovisual, aquel al que había tendido "todo mi cariño" hacía casi un mes. 

Y cuando parecía que todo se calmaba, Cayetano Rivera coge el móvil de nuevo y lanza los dos tuits más irresponsables de los publicados hasta el momento. El primero, malinterpretando, de forma deliberada o no (eso sólo lo sabe él), uno de estos juegos habituales de Twitter en los que el tuitero coge su mes de nacimiento, primera letra de su nombre y último dígito del móvil, para que le salga lo primero que hará tras la cuarentena. 

Pues bien, Cayetano Rivera lo interpreta así... 

Más preocupante es el último tuit que ha lanzado hasta el momento. No sólo señala a Pablo Iglesias quien, cuatro días antes, pedía no usar Twitter "con tanto odio", basándose en que "no es una cuestión de ideología, es cuestión de valores", sino que llama a la revolución, tildando la situación actual de dictadura. Ojo que estas palabras pueden ser peligrosas ante un juez

Sea como sea, el Rivera calmado y alejado de los medios parece que le ha cogido el gusto a las redes sociales. Visto lo visto, habrá que dejar esta cronología en un continuará... 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

La actriz María Botto ha expresado su opinión y está en desacuerdo con quienes dicen eso ahora tan de moda de que "todos los políticos son iguales". Algo muy del gusto de Pablo Motos pero que, en un momento dado, ha llegado a suscribir (con matices) el gran Iñaki Gabilondo. Y no digamos Carlos Alsina. Vivimos tiempos complicados. En fin, que María Botto cree que no, que los políticos son diferentes según el modo en que actúen. 

Lo ha explicado en Twitter.

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización es una cosa muy fea porque a la mínima entran unos simpáticos ultraderechistas en tu casa y te ponen fino a hostias por haber colocado la bandera republicana en el balcón. La equidistancia consiste en decir que está muy mal dar dichas hostias al prójimo pero que también usted dónde va enseñando la tricolor como si esto fuera Sodoma y Gomorra. Caricaturizamos lo de "ni unos ni otros" que tan de moda se está poniendo entre algunos opinadores y estrellas de la televisión y las tertulias.

Ver resumen Ocultar resumen

Referirse a Pablo Iglesias como "hijo de terrorista" ha reportado a Cayetana Álvarez de Toledo numerosas respuestas (y también aplausos de la facción ultra que hay -muy activa- en redes sociales) y entre dichas réplicas no han faltado la de dos artistas que no suelen morderse la lengua. Hablamos del actor Juan Diego Botto y del cantautor Ismael Serrano.

"Hijo de terrorista" le ha soltado la diputada del PP y marquesa al vicepresidente en el Congreso porque el padre de Pablo Iglesias tuvo vínculos con el FRAP, grupo antifranquista que llevó a cabo acciones armadas.

Páginas