Bob Pop y su escatológica comparación de la ultraderecha

Si la sección de Bob Pop en 'Late Motiv' tuviera nombre, bien se podría llamar 'El Marronazo'. Al menos, su última intervención que ha dejado de piedra al propio Andreu Buenafuente

El colaborador del late night de Movistar+ ha hecho una acertada y escatológica comparación de un asqueroso supuesto con lel auge de la ultraderecha. Una comparación que ha comenzado con una declaración de intenciones. "Estoy a favor de lo políticamente correcto. Lo políticamente incorrecto me da asco". 

A partir de ahí, ha llegado el momento comparativo. "Pienso que es como si todo el mundo decidiera que echarse pedos en público está bien. Entonces, todos a echarnos pedos, que todos lo hacemos, pero tratamos de no hacerlo delante de los demás. Y si se escapa, o disimulamos o pedimos disculpas". 

¿Y qué tiene que ver una flatulencia o varias con la política? Mucho. "El gran problema es que la incorrección política es como una habitación llena de gente echándose pedos. Lo peor de ese espacio no es la peste, es que llegará algún garrulo y algún animal que se va a cagar porque hemos legitimado ese comportamiento". 

ADEMÁS: Así fue el hilarante regreso de Bob Pop a las discotecas de ambiente de Madrid

La metáfora es clara pero por si alguien no la pilla, Bob Pop la explica. "Yo, por si alguien no lo está entendiendo, estoy hablando de lo políticamente incorrecto de la ultraderecha". 

Básicamente, "echarse pedos, cagarse, tiene que ver con decir que alguien es lo peor y que el siguiente paso es dar de hostias por la calle. A lo que voy es que yo entre la palabra y los gestos, siempre me quedo con las palabras. Entre ser Twitter e Instagram, yo prefiero ser Twitter"

Resumiendo. Se avecina un marrón tremendo, que ha empezado en Andalucía y se va a extender a toda España. Y va a costar años, décadas, que se vaya el olor. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Resulta habitual que a una mujer célebre se le pretenda refutar apelando a los años que ha cumplido. "Usted es una vieja" quiere ser un insulto fulminante cuando, en realidad, retrata más bien la idiotez de quien echa mano de ese tipo de expresiones. También se dirige esa refutación boba hacia algunos hombres pero, sobre todo, el mecanismo se usa para atacar a mujeres que tienen la osadía de opinar o de exhibirse como les da la real gana.

Páginas