Blumhouse Productions, el Rey Midas que convierte en oro el terror low cost

En el mundo de los negocios, la regla más sencilla para forrarte es: comprar barato y vender caro y mucho. La regla es sencilla en teoría, la práctica siempre es distinta. No en este caso. Y la carta de presentación de Bloomhouse Productions así lo demuestra. 

Paranormal Activity (2009), su primer pelotazo en taquilla, costó 15.000 dólares y acabó recaudando 193 millones de dólares en todo el mundo. Hablar de éxito, en este caso, parece quedarse extremadamente corto. 

Han pasado nueve años desde que Paranormal Activity se estrenara en cines y Bloomhouse Productions asomara la cabeza en esta jungla llamada Hollywood. Nueve años en los que la productora se ha consolidado como una gallina de los huevos de oro del terror, y en los Jason Blum se ha ganado, a pulso, el título de Rey Midas del género

ADEMÁS: Las 25 mejores películas de miedo

En este tiempo, la productora se ha garantizado, mínimo, un taquillazo tremendo en taquillas. Desde las secuelas de Paranormal Activity, a la saga La Purga, pasando por la saga Insidious, o las más recientes Múltiple y Déjame Salir. 

Es decir, Jason Blum no sólo ha consolidado su modelo de negocio, en el que sus cintas no pasan nunca de 10 millones de dólares de prespuesto, sino que encima empiezan a sonar entre candidatas a premios importantes. Lo dicho: comprar barato y vender caro y mucho. ¿Cómo lo hace? Básicamente, con acuerdos preferentes y manteniendo su credo a rajatabla. 

De Weinstein a Blumhouse

Jason Blum montó su propio negocio, tras trabajar con los hermanos Weinstein como productor independiente. De ellos, además de aprender mucho, también aprendería lo que no debía hacer. De ellos también consiguió los contactos que le permitieron poner en marcha su inteligente proyecto: producción a mínimo coste y distribución por parte de una major

Obviamente, que produzca a precio de saldo, no quiere decir que produzca basura. Los guiones de las cintas de Blumhouse Productions son de una calidad tremenda. No hacen películas porque sí. Una vez tienen una historia que merece la pena, establecen el presupuesto, que en la mayoría de los casos va de 3 a 5 millones de dólares. 

ADEMÁS: 10 escenas made in Hollywood que nos dejaron sin aliento

Una cantidad que no es azarosa. Tal y como reconoce el propio Jason Blum, es una cantidad "que recuperaríamos si no conseguimos un lanzamiento mundial o, como mucho, perderíamos algo de dinero, pero no demasiado y todo el mundo cobraría sin problemas. Es un presupuesto pensado para recuperar la inversión y mantener el negocio en marcha". 

Distribúyeme

En la actualidad, una vez producida la cinta, es Universal Pictures quien tiene opción preferencial para la distribución (firmaron un contrato por 10 años). Si opta por no hacerlo, no le faltan candidatos para lanzar la película de turno. Pero se puede dar el caso, y el hecho de que la cinta sea tan económica, no causaría un destrozo en la productora. 

Es más, Jason Blum tiene claro que "si tenemos un estreno mundial, vamos a por ello. Si vemos que no lo conseguiremos, no gastamos 30 millones, sino que vamos a Netflix o a iTunes, y hacemos un estreno reducido". Es decir, el CEO de la empresa sabe cómo funciona el negocio y se adapta a él. El resultado es, habitualmente, disparar sus beneficios. 

ADEMÁS: 10 películas de terror eróticas (porque el miedo también puede ser sexy) 

De hecho, tan sólo se permite aumentar esa cifra máxima de 5 millones de dólares, con sagas o secuelas que saben de antemano que van a funcionar. Así, películas como Sinister 2, Insidious 3 o The Purge: Election Year se han ido a 30 millones entre las tres. En retorno, han dejado casi 300 millones de dólares en taquilla. Es decir, multiplicado por 10 la inversión

Cuidado a su equipo

¿Y cómo hace Jason Blum para evitar que los rodajes disparen su presupuesto? Sencillo, dándole mascado a todo el mundo lo que debe hacer. La productora lleva todo marcado al dedillo y utiliza storyboards animados para mostrar lo que quiere, como lo quiere y cuando lo quiere. 

Así, entre otras cosas, como afirma el propio CEO de la empresa, "cuidamos del equipo, pues todos somos más creativos cuando estamos descansados". Sí, este productor no sólo hace toneladas de dinero, sino que cuida de su gente. A lo mejor sí era tan sencillo, ¿no?

Fichando prestigio 

A todo esto hay que sumar la larga lista de pesos pesados de la dirección que ya han pasado por Blumhouse. Gente como Mike Flanagan (Oculus, Hush, Ouija...); Eli Roth (The Green Inferno); James Wan (Insidious) o el caso más significativo, el de M. Night Shyamalan.

El cineasta indio, casi defenestrado en Hollywood, fue recuperado por Jason Blum para hacet La Visita. Con 5 millones de presupuesto, alcanzó unos estimables 98 millones de dólares, que le han valido para hacer la aplaudida Múltiple. Una cinta que, además de llegar a 276 millones de dólares, tendrá secuela con Glass, cinta que ya prepara el cineasta. 

shyamalan,-del-toro-y-jason-blum

Impresionante, ¿verdad? Pues lo mejor es que cuando se ha salido del género de terror, como por ejemplo cuando financió el debut a un desconocido Damien Chazelle, se llevó una nominación a Oscar a Mejor Película. Sí, Blumhouse estaba detrás de Whiplash. 

Terror y más 

No es la única película de no terror que se ha permitido la productora. Lowriders, In a Valley of Violence o La Resurrección de Gavin Stone, han sido varios estimables títulos que han lanzado, sin miedo de por medio. 

Obviamente, Jason Blum no sólo es un emprendedor valiente en el ámbito cinematográfico. La serie The River, un gran estreno en ABC que no resultó todo lo bien que apuntaba, fue cosa de Blumhouse. A esto hay que sumar el game show Hellevator, la editorial de libros de terror Blumhouse Books

No queda ahí la cosa. Desde Halloween de 2012, la productora cuenta con una experiencia interactiva de miedo llamada Blumhouse of Horrors, situada en una casa embrujada en Los Ángeles. 

Es decir, la empresa ha pasado de producir películas de miedo a convertirse en toda una empresa multidisciplinar y diversificada que, quien sabe, podría poner en peligro el monopolio de Disney. Al menos, en el ámbito del terror, dejando a Mickey y compañía el público más infantil. Sea como sea, Blumhouse ya es una de las grandes, haciendo que el low cost un arte. 

Fotos: Blumhouse Productions

Ver resumen Ocultar resumen

Primer adelanto de la esperada Hogar, nueva película protagonizada por Mario Casas y Javier Gutiérrez, que llegará el próximo 25 de marzo de la mano de Netflix. Tras su paso por el Festival de Cine de Málaga de este 2020, la película de Álex y David Pastor (directores de Los últimos días, aquella película apocalíptica protagonizada por Quim Gutiérrez y José Coronado en 2013), calienta motores de cara a su estreno a través de la conocida plataforma de streaming.

Ver resumen Ocultar resumen

Inspirada de la novela de Yamisna Khadra (autor masculino argelino que compuso su nombre artístico con el nombre de su mujer y el apellido de su madre), esta historia relata el infierno de la guerra y, en particular, el que vivieron las mujeres víctimas de los talibanes en el Kabul del verano de 1998. La elección de la animación para contarla combina realismo y pudor, y permite al espectador imaginar lo que está sugerido.

Ver resumen Ocultar resumen

Como sucede casi siempre con una película exitosa, hay quien busca la trampa o el truco como si fuera un espectáculo de magia. Sucedió con La forma del agua y ahora con Parásitos. Acusación: plagio.

Páginas