Así será la nueva serie de la creadora de Anatomía de Grey en Netflix

Los 100 millones de dólares por los que Netflix ató a Shonda Rhimes, la creadora de exitazos como Anatomía de Grey o Scandal, para estar al frente de varios proyectos de futuro ya cuentan con su primera ficción. Al parecer, la productora Shondaland, de la que es propietaria Rhimes, acaba de adquirir los derechos de una historia contada a través de New York Magazine donde una mujer engañó a la flor y nata neoyorkina haciéndose pasar por una rica heredera alemana.

Historia real que cuenta con Anna Delvey como protagonista, siendo ella ahora el centro de la nueva serie de Shonda Rhimes para Netflix que, de momento, busca a su protagonista.

ADEMÁS: Anatomía de Grey, ¿el principio del fin?

Historia de un engaño

De esta manera, la todopoderosa Rhimes llevará a la pequeña pantalla la historia de esta conocida europea que, tras conocerse su engaño, ingresó en la prisión de Rikers Island. Todo después de desarrollar un plan maquiavélico que la presentó en sociedad como una más de la alta sociedad de Nueva York y que acabó en una historia de estafas a personas físicas e instituciones financieras.

ADEMÁS: 10 cosas que (siempre) pasan en un capítulo de Anatomía de Grey

Una vida casi de ficción que, al parecer, no solamente habría seducido a la creadora de Anatomía de Grey, sino a otras superestrellas de Hollywood. Según algunas fuentes, otros nombres como Margot Robbie o Jennifer Lawrence, también podrían estar detrás de esta historia que, de materializarse en un acuerdo, podría llegar a la gran pantalla.

¿Qué tendrá la historia de Anna Delvey que seduce a tanta gente?

Fotos: Gtres e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Llega el verano y es hora de ponerte al día

Ver resumen Ocultar resumen

Primero fueron los niños de Stranger Things los que consiguieron sumar unos cuantos ceros más en sus nóminas y, ahora, llega el turno para los protagonistas de otra de las series estrella de Netflix. Los chicos de Por trece razones, una de las ficciones más potentes de la última temporada, han conseguido renegociar sus contratos aumentando sus salarios.

Ver resumen Ocultar resumen

Acabo de concluir la segunda temporada de The Good Fight y me veo en la obligación de ejercer el apostolado con esta estupenda serie que retrata (entre el espanto y la ternura -con altas dosis de humor-) la paranoia de la era Trump.

Estamos en verano, época propicia para revisar ficciones que guardábamos en el cajón.

Pues eso.

Páginas