Así será la nueva normalidad en teatros y cines

Cuando vuelva el cine y el teatro habrá que adaptarse a nuevos usos en tiempos de pandemia durmiente y dejar que corra el aire. O tal vez (al paso que vamos y tal y como hemos tomado al asalto las terrazas en las ciudades, como si aquí no hubiera pasado nada) volveremos a amontonarnos en las salas y a tosernos en las palomitas unas a otros y otros a una. Esperemos que esto último sí que no. Sea como fuere, ya hay teatros y cines que están tomando medidas. Tendrán que abrir con su aforo limitado y normas de separación.

Es el caso de Berliner Ensemble, toda una institución en Alemania, compañía de teatro con sede propia que fundaron la actriz Helen Weigel y el dramaturgo Bertold Bretch. La imagen que ven ahí arriba es del patio de butacas de ese teatro berlinés del que les hablamos.

¿Da pena?

Bueno, es raro, pero (como dicen en Twitter la gente de Berliner Ensemble) es la "nueva realidad". O la nueva normalidad.

¿Veremos el Kamikaze de Madrid, el Liceo de Barcelona y otras salas adaptadas a la distancia social que, en principio, atenúa el contagio de la Covid 19?

También es verdad que algunos (lo confesamos) disfrutaríamos bastante con esa distancia, sin estar en la obligación de escuchar cómo nuestra vecina o vecino de asiento tritura las palomitas con sus mandíbulas incansables? El cine, claro, también regresará con algunas limitaciones. De hecho, se van a prohibir las palomitas. Aleluya.

Hay quien augura un exitazo para este verano de los autocines, donde puedes ir con tu pareja, amistades, familia, etc y no hace falta juntarte a nadie que no conozcas.

Quién sabe.

Apoyemos a las salas y regresemos a las butacas, con la separación que se requiera.

También es verdad que el público de teatro tose como si no hubiera mañana.

ADEMÁS: All You Need Is Love, inesperado himno contra las caceroladas

Foto: Berliner Ensemble

Ver resumen Ocultar resumen

El escritor tiene claro cuál es el suyo, aunque valora mucho al segundo en su lista

Ver resumen Ocultar resumen

El sexo en Hollywood está demodé. Es un hecho. Quien quiere ver sexo en cualquiera de sus variantes, tiene millones de formas de encontrarlo en Internet.

Así las cosas, a la hora de rodar una escena subida de tono en una película, tienes dos opciones. O bien la afrontas de una forma original, que sea completamente distinta a lo visto hasta ahora y pasas a la historia de Hollywood. Véase 9 Semanas y Media o Crash. O bien, optas por dar a la escena de turno el tono chanante que la mayoría de directores no se atreven a dar. 

Páginas