Así explica Broncano el caso Zozulia a una influencer ucraniana

O los de producción son unos hachas o el destino le ha vuelto a guiñar un ojo a 'La Resistencia', pero es mucha casualidad que justo el día después de la polémica con Roman Zozulia, visite el late night de Movistar+ una influencer ucraniana. 

Marina Yers, instagramer y cantante ucraniana, pasó por 'La Resistencia' donde David Broncano la esperaba con Zozulia intentando salir de su boca. 

Cosas de la vida, la joven influencer no conocía la polémica del caso del futbolista, así que el presentador tuvo el detalle de explicarle lo ocurrido. Eso sí, lo hizo a su manera. 

"Un chaval ucraniano que juega en el Albacete y se ha enfadado porque le han llamado nazi". La explicación no pudo ser más directa y acertada. Pero claro, faltaba la dramatización y llegó a los dos segundos. 

ADEMÁS: Candela Peña suspende al Satisfyer

"Es verdad que soy nazi, pero no me gusta que me lo digan", ha dicho Broncano poniendo voz tristona, imitando a un Roman Zozulia que seguro no habla así, pero ahora todo el mundo se lo imagina de esa manera. 

Marina Yers ha optado por pasar palabra y no entrar al trapo, ni con Zozulia, ni con el cómico presidente de Ucrania. Al final, todo lo que diga puede ser utilizado en su contra. 

De hecho, no hay más que echar un ojo a los comentarios del tuit de 'La Resistencia' para darse cuenta que Zozulia, el nazi que se enfada porque le llaman nazi, tiene más apoyos de los esperados. 

ADEMÁS: El palo (merecido) de Paula Sáiz a David Broncano

Si Zozulia fichara por el Madrid, se podría decir que ha 'nazi-do' para jugar en ese club. 

Fotos y vídeo: La Resistencia

Ver resumen Ocultar resumen

En concreto, el nombre de su descubrimiento

Ver resumen Ocultar resumen

En medio del ruído y la furia hay también buenas noticias. Pequeñas ventanas por las que se cuela la esperanza. Anabel Alonso es dada a la pelea contra el extremismo de derechas y los troles intolerantes a través de su perfil de Twitter. Pero esta vez la actriz ha preferido darnos una buena noticia. Una victoria del ecologismo (y del sentido común) sobre los intereses del ladrillo y el turismo depredador. Valdevaqueros, en Tarifa, se salva. No será urbanizada. El Tribunal Supremo ha dictado sentencia al respecto.

Y Anabel Alonso lo tuitea feliz.

Páginas