Andrea (La Isla de las Tentaciones) podría demandar a Joaquín

Quien pensara que con el final de 'La Isla de las Tentaciones' se terminaba la polémica en torno al programa, es que no conoce para nada el universo Telecinco. 

Cuando un chicle ya está sin sabor, en Mediaset se pueden hacer un caldo, una ropa vieja, unas croquetas y un refrito y sacarle un rédito inesperado. 

En este caso, una de las concursantes más polémicas del concurso, Andrea, se está planteando demandar a Joaquín Sánchez, por atentar contra su honor y vejaciones. Así lo recoge 'Periodista Digital', donde aseguran haber hablado con su entorno más cercano. 

El capitán del Betis se convirtió en uno de los fans del reality más activo en redes sociales, comentando cada programa y grabando vídeos con sus guasas habituales. 

ADEMÁS: Así ha sido la creciente y exitosa audiencia de 'La Isla de las Tentaciones'

El problema es que alguna de esas guasas ha sido algo patosa. En concreto, cuando Joaquín Sánchez se rió de la concursante por su estrabismo. Este tipo de bromas no parecen haber gustado mucho a Andrea, quien se estaría planteando tomar medidas legales contra el futbolista. 

La presunta broma fue esta.

Qué risa, tía Felisa. Un chiste de patio de colegio.

Está por ver si, finalmente, la demanda se hace efectiva y, sobre todo, si es aceptada por un juez. Mientras llega el siguiente capítulo del asunto, Andrea consigue seguir en la picota y, quien sabe, ser invitada a algún 'Sábado Deluxe' donde exponer la situación.

Y es que, además de hablar de Joaquín Sánchez, Andrea podría contar más cosas sobre su ruptura con Ismael, a quien cambió en la isla por Óscar. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

El pastizal ha sido desvelado por María Patiño en 'Sálvame'

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Páginas