Ana Morgade ya tiene nuevo proyecto tras 'Zapeando'

De forma inesperada, y muy dolorosa para los fans de 'Zapeando', Ana Morgade anunciaba su salida del programa a finales de agosto. Han sido seis años colaborando en el programa de laSexta, siendo una de las más queridas por el público. 

"Me esperan proyectos nuevos y espero que os entusiasmen tanto como a mí", comentaba en su tuit de despedida, en el que no daba pista alguna sobre el destino que le esperaba. 

Pues bien, apenas 10 días después, ya se sabe dónde irá Ana Morgade. La cómica aparca la televisión y da el salto a la radio de la mano de Dani Mateo y Vodafone. Y es que Ana Morgade se incorpora a la nueva andadura de 'Yu no te pierdas nada' en Europa FM, tal y como recoge Ecoteuve. 

Es decir, la actriz sigue vinculada a Atresmedia pero, en esta ocasión, como locutora en el programa que la temporada pasada pertenecía a Los40. 

ADEMÁS: El hater que ha tardado 6 años en contestar a Ana Morgade

Un programa que arrancará oficialmente el próximo lunes, 16 de septiembre, y en el que se reencontrará con otros rostros televisivos como Joaquín Reyes, Juan, Damián, Marron, Lorena Castell o Mario Vaquerizo

Además, Dani Mateo se ha llevado a Europa FM a parte del equipo que tenía en Los40. Un equipo en el que no está Iggy Rubín. El cómico ha confirmado que se ha caído de Yu y que está disponible. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Vaticina nuevos comicios en mayo, con divertidas consecuencias

Ver resumen Ocultar resumen

Despertares

Ver resumen Ocultar resumen

Los límites del humor. Ese debate que tantas tensiones (e incluso procesamientos judiciales) genera. Quique Peinado se ha asomado a esa frontera invisible y ha dicho que no, que mejor no bromear con ciertas cosas. Quique Peinado ha visto una fotografía del alcalde de Madrid con un miembro de la jerarquía eclesiástica y ha malpensado. Según entendemos. Que lo mismo entendemos mal.

En fin, José Luis Martínez-Almeida vuelve a estrechar lazos entre el consistorio madrileño y la Iglesia católica.

No podía ser menos.

Y Quique Peinado se muerde la lengua.

Páginas