'Adú' o la tragedia de las migraciones

Digámoslo sin tapujos. Adú es una película preciosa que hace que se te salten las lágrimas nada más empezar a verla. Sí, nos entregamos a la emotividad de esta película. Y lo confesamos sin problema o filtro alguno.

Adú cuenta tres historias: la de un niño africano que quiere viajar a Europa, la de un activista medioambiental en lucha contra cazadores furtivos de elefantes y la de un grupo de guardias civiles que tienen que enfrentarse en Melilla al asalto de la valla fronteriza por parte de una masa de subsaharianos.

Hay intépretes menos conocidos y también algunas caras célebre en el reparto: Luis Tosar, Anna Castillo, Álvaro Cervantes...

El director Salvador Calvo no es la primera vez que trabaja el drama, tanto en series como en la gran pantalla. Ya lo hizo con 1898: Los últimos de Filipinas, un interesante ejemplo de cine histórico y de aventuras.

Unos primeros planos sobrecogedores

Si hay algo que destaca en la película son los primeros planos. Salvador Calvo ha conseguido que gracias a ellos empatices todavía más con la historia que te cuentan; parece que los actores y actrices mirasen directamente a cada espectador y nos dijeran: "esto ocurre de verdad". Porque, además, las tramas están basadas en historias reales.

Resulta también interesante en la película la atención los colores. El contraste de los verdes de la selva, los colores tierra y rojizos del desierto. África en la mirada.

una-de-las-primeras-escenas-de-adu

Pese a contar varias historias Adú no tiene un final porque no hay final para las millones de personas que tienen que huir de su país. Se trata de visibilizar lo que cada día vemos en prensa convirtiéndolo en un conmovedor largometraje con buenas intenciones y buenos resultados.

LIDIA TRUJILLO

ADEMÁS: 10 películas con las que es imposible no llorar 

Ver resumen Ocultar resumen

La crisis sanitaria del COVID-19 golpea duro al mundo de lo audiovisual y las artes escénicas. Según un informe elaborado por la Unión de Actores y Actrices, los intérpretes nacionales tendrán que hacer frente a pérdidas de más de 6 millones de euros.

Los datos, basados en las respuestas de los propios profesionales del sector, reflejan una pérdida económica que la Unión de Actores y Actrices cuantifica en 6.853.554 euros y un 23% de despidos entre los intérpretes.

Ver resumen Ocultar resumen

Mensaje directo a los ciudadanos de Estados Unidos

Ver resumen Ocultar resumen

Rodajes paralizados, estrenos cancelados, salas de cine cerradas (temporalmente) y la mayoría de los profesionales del sector audiovisual confinados en sus domicilios perfilan un futuro (y presente) nada fácil para el mundo de la ficción española. ¿Qué hacer, entonces, con el cine español en tiempos de coronavirus?

Parar un momento, respirar y ponerse manos a la obra con nuevas e innovadoras ideas que intenten salvar (al menos, un poco) una temporada que ya se presenta como una de las más negras para el mundo de la cultura.

Páginas