Adiós a Max Von Sydow: exorcista, emperador MIng y otros papeles memorables

Todas las necrológicas le están retratando en blanco y negro majestuoso, en El séptimo sello sobre todo, pero aquí preferimos recordarle como el emperador Ming El Implacable, personaje de tebeo que interpretó en una psicotrónica cinta con música de Queen y maneras de kitch retromaníaco. 

Flash Gordon, 1980. Uno de esos placeres culpables para cinéfagos sin prejuicio alguno.

Pero volvamos a Max.

Max Von Sydow fue el rostro de Ingmar Bergman durante gran parte de la filmografía del director sueco, tan es así que protagonizó precisamente el largometraje titulado El rostro, con sus facciones tan nórdicas y con ese aspecto de héroe mitológico o asceta medieval. Tres títulos magistrales consecutivos fueron dirigidos por Bergman y protagonizados por Von Sydow: El séptimo sello (1956), Fresas salvajes (1957) y la mencionada El rostro (1958).

Súmese El manantial de la doncella en 1960 y algunas otras más.

max-von-sydow-en-una-pelicula-de-bergman

Por todas esas películas bergmanianas se hizo estrella de culto en el planeta entero y en los cineclubs del franquismo era ver a Max Von Sydow y la cinefilia militante quedaba exaltadísima.

Y de ahí a Hollywood.

Donde Max Von Sydow fue el mismísimo padre Lankester Merrin en El exorcista (1973), película que asustó a toda una generación y en la que la presencia del actor sueco otorgaba una prestancia diferenciadora.

exorcizando-que-es-gerundio

Porque Max Von Sydow era un actor que estilizaba con su elegancia toda película en la que irrumpiera: fuera en Los tres días del Condor (dirigido por Sidney Pollack junto a Robert Redford y Faye Dunaway) o en Nunca digas nunca jamás, el retorno de Sean Connery al papel de James Bond allá por 1983, con un peluquín de aquí te espero. En esta de 007 hacía Max Von Sydow de villano con gato.

max-von-sydow-con-gato

Fue candidato al Oscar en dos ocasiones: con Pelle El Conquistador en 1988 y con Tan fuerte, tan cerca en 2011. En ninguna de las dos ocasiones ganó. También sale de artista bohemio e irascible en Hanna y sus hermanas de Woody Allen. Y en Minority Report, Shutter Island, en el Robin Hood de Ridley Scott (la de Rusell Crowe), en una de las entregas de Star Wars: El despertar de la fuerza...

Y, claro, con su aspecto y su dicción y su porte tenía que estar en Juego de tronos, éxito sin precedentes de HBO al que sumó su sabiduría interpretativa.

max-von-sydow-en-juego-de-tronos

Se ha ido un grandísimo actor, icono para la tropa cinéfila y presencia reconocible para el gran público.

Buena ocasión para revisar El séptimo sello y contemplar, de nuevo, la batalla ajedrecística entre el caballero y la muerte. Sabiendo quien vence siempre la partida.

ADEMÁS: Las mejores películas de la historia

 

Ver resumen Ocultar resumen

Sea usted de Filmin para esto. La plataforma de streaming donde se refugia la cinefilía más recalcitrante a ver películas en blanco y negro, V.O. y de lugares remotísimos resulta que ha anunciado una sorprendente incorporación a su catálogo. Filmin ha dado la bienvenida a Torrente (el poli facha y zafio creado por Santiago Segura) y se ha montado la marimorena. Se han desatado las quejas y ha habido quien ha amenazado con darse de baja de Filmin.

Menuda discusión se ha desatado en Twitter.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando vuelva el cine y el teatro habrá que adaptarse a nuevos usos en tiempos de pandemia durmiente y dejar que corra el aire. O tal vez (al paso que vamos y tal y como hemos tomado al asalto las terrazas en las ciudades, como si aquí no hubiera pasado nada) volveremos a amontonarnos en las salas y a tosernos en las palomitas unas a otros y otros a una. Esperemos que esto último sí que no. Sea como fuere, ya hay teatros y cines que están tomando medidas. Tendrán que abrir con su aforo limitado y normas de separación.

Páginas