¿A qué pareja de la clase política Jiménez Losantos denomina Los Aristogatos?

Federico Jiménez Losantos es el rey del insulto y también del apodo, el mote y todo dardo verbal que aluda al contrario de manera hiriente. Es así. Escucharle en su emisora de radio es como oir el eco de una ametralladora que dispara contra todo lo que se mueve.

Con VOX tenía una relación cordial.

Pero Jiménez Losantos se ha enfadado porque VOX ha salido díscolo y no quiere regalar sus votos al PP y Ciudadanos en ayuntamientos y comunidades autónomas.

Así que lo mismo que glorificó a Santiago Abascal en Libertad Digital, ahora critica duramente al matrimonio formado por Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros.

Y ya les ha puesto un apodo.

Les llama Los Aristogatos.

Podría haber sido peor.

Iván Espinosa de los Monteros ha contestado a Jiménez Losantos en muy diferentes tonos.

En plan rudo.

Y también más en modo chufla.

Así están las cosas.

Con las espadas en alto entre Rocío Monasterio, Iván Espinosa de los Monteros y Jiménez Losantos.

Que también es verdad que tendrá algo de prisa ya que cuanto antes gobierne el PP en Madrid y Murcia, por ejemplo, antes podrá ir a pedir pubicidad institucional y otras regalías para su medio de comunicación.

Pero tampoco es para ponerse así, Federico.

Que Iván Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio están en tu onda.

De todos modos, gracias por haber reinvidicado un clásico de Disney un tanto olvidado. Los Aristogatos es una película tan buena como Los rescatadores y otras joyas de la factoría Disney de los 70 cuya factura artística resultaban de un nivel enorme.

Aprovecharemos el verano para verla otra vez.

ADEMÁS: Aprende a insultar como Jiménez Losantos

Ver resumen Ocultar resumen

Ronda de llamadas entre Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado para intentar una solución in extremis y evitar la repetición de elecciones y hay a quien todo esto le recuerda al mítico sketch de Millán Salcedo y su "digamelón".

He aquí un tuit del televisivo politólogo Pablo Simón que, sacando a pasear su lado más gamberro, ilustraba así el intercambio de llamadas entre los cuatro líderes políticos españoles.

"Última ronda de llamadas. Dramatización".

Páginas