A Lorca no lo mataron por rojo (según José Manuel Soto)

Resulta de uno de los iconos del republicanismo sacrificado por los fascistas en la Guerra Civil española no fue asesinado por motivos ideológicos sino más bien por cuestiones de alcoba. Eso ha dado a entender José Manuel Soto, en un tuit de tufo revisionista que no sabemos si busca exculpar al franquismo de uno de sus más abyectos crímenes. O, como mínimo, hurtar a "los rojos" la memoria de García Lorca. Porque es del poeta de quien hablamos.

Un tuitero asegura que Lorca fue asesinado por andaluz, rojo y homosexual; responde José Manuel Soto que no, que sólo por "maricón".

Lo dice Soto como si a Lorca le hubiera hecho un favor asesinándolo y, claro, a nuestro querido Siberet no se le ha escapado el tuit y lo ha comentado con su habitual inteligencia antifacha.

Ha habido quien, por cierto, ha adjuntado prueba gráfica a José Manuel Soto para que vea que sí, que Lorca era rojo aunque (también es verdad) burgués, de buena familia y bon vivant. Lo cortés no quita lo valiente, que decían nuestros abuelos y abuelas. 

La realidad es que Lorca formaba parte de la intelectualidad republicana que la gente que impulsó el golpe de Estado del 36 aborrecía. Y, sí, además era homosexual y eso, para la mentalidad reaccionaria de los fascistas del momento, era ya lo peor. Pero su figura no puede ser revisada a la baja para atenuar la culpa del franquismo: fue asesinado por sus ideas, porque apoyaba el progreso social y así lo reflejaba en sus obras, por su republicanismo.

El resto, querido José Manuel Soto, es revisionismo muy de derechas.

Mejor dejar a Lorca en paz.

Que bastante tenemos con lo que tenemos.

ADEMÁS: El bello franquismo que recuerda José Manuel Soto

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

A principios de 2020, todo eran buenas noticias para Donald Trump.

Apuntaba a arrasar en las elecciones de noviembre, su índice de popularidad estaba por las nubes, la tasa de paro en Estados Unidos era histórico y, sobre todo, su país no era el epicentro de muerte y contagio de la mayor pandemia del siglo XXI. 

Y de repente, un chino se come un murciélago y medio año después, Donald Trump es doblado en un montaje sublime con la voz de Chiquito de la Calzada. 

Ver resumen Ocultar resumen

Mejor que no pise Galicia

Páginas