Ver resumen Ocultar resumen

Creíamos que Stan Lee era inmortal pero finalmente ha expirado en Los Ángeles a los 95 años y hemos de decir adiós a su vital presencia en toda alfombra roja (aún) cuando se estrenaba la adaptación de su obra que tocase. Porque Stan Lee fue el creador de toda una mitología moderna que todavía resulta de tal efervescencia como para inspirar a Hollywood.

Stan Lee nació en Nueva York en 1922 y su nombre real era Stanley Martin Lieber.

Ver resumen Ocultar resumen

Si usted es de los que pensaba que la vuelta de Alf a la pequeña pantalla no era una buena idea, está de enhorabuena. Ahora, si es de aquellos nostálgicos que soñaban con el regreso de las aventuras del carismático extraterrestre, las noticias no son tan buenas. No habrá reboot de Alf como se dijo en un primer momento. El proyecto de Warner Bros no ha tenido éxito y ninguna tele se ha interesado por él.

Ver resumen Ocultar resumen

Sorprendente confesión de la oscarizada actriz

Ver resumen Ocultar resumen

Diez años después, es la referencia musical del país

Ver resumen Ocultar resumen

Otro vídeo de impacto por cortesía de Santiago Abascal. VOX lanza un vídeo en el que el líder del partido aparece galopando con sus seguidores por tierras andaluzas invocando "la reconquista".

Atención.

A galopar, como la canción progre de la Transición (que tan bien han versionado Niños Mutantes), pero en plan un poco facha. Con perdón.

Ver resumen Ocultar resumen

Sí, Keira Knightley tenía 17 años cuando rodó Love Actually (what?). Y sí, el porqué de llevar esa gorrita de estilo navy tan mona en una de las escenas clave de la película, es menos glamouroso de lo que muchos esperaban. "Este es el problema de tener 17 y grabar películas mientras tanto", desvelaba la propia actriz en una entrevista en BBC Radio. "Tenía un grano enorme. Y no había otra opción mejor, tuvimos que recurrir a un sombrero para taparlo".

Ver resumen Ocultar resumen

El gaitero asturiano Hevia será el nuevo presidente de la SGAE. Hasta ahí la noticia. La reacción (iracunda y sin filtros como suele ser acostumbrado en él) la pone El Niño de Elche mediante un puñetazo dialéctico de dimensiones colosales.

Y un tono irrespetuoso que, ojo, puede ponerse en cuestión.

Jugar con que Hevia es músico de gaita para llamarle "sopla gaitas" resulta un poco primario.

Pero El Niño de Elche, abanderado de un nuevo flamenco de actitud punk, es así.

Ver resumen Ocultar resumen

Ni una semana sin que Rivera pase por AR o Espejo Público

Ver resumen Ocultar resumen

La alargada sombra de Obama vuelve a planear la Casa Blanca

Ver resumen Ocultar resumen

Histórica decisión del estudio de animación

Páginas