Whisky & Ostras: rompe los esquemas del maridaje en el Club Fisherman's

club-fishermans-madrid-ostras-whisky

No es lo que esperas. Pero funciona. Porque, más allá de la tradicional combinación de champagnes y marisco, se extiende un sorprendente y exquisito mundo de posibilidades puesto a disposición del maridaje. En este mapa sensorial, el whisky alcanza su máxima expresión gracias a la personalidad de las ostras. Y viceversa.

¿La ubicación física? En el madrileño barrio de Malasaña, donde se sitúa el que quizás se trate del único club de pescadores de Madrid, el Club Fisherman's (Ballesta, 32). Este local privado de los mismos dueños del restaurante La Pescadería (pregunta allí por tu carnet de acceso) está especializado en mixear tragos y comida con el océano como referente; además de en el servicio de ostras.

club-fishermans-la-pescaderia

En mitad del mar embravecido de su decoración se podrá degustar hasta el mes de marzo de 2017 un nuevo cóctel, el Osaka Mary, maridado con unas ostras Especial Daniel nº 3. El dato inesperado es que la base de este combinado es de Laphroaig, un whisky ahumado escocés que acaba de aterrizar en España de la mano de Peated Malts (y que a lo largo del próximo año estará de gira por varias ciudades de nuestra geografía). 

Sus fuertes matices de tabasco y pimienta, unidos al sabor del zumo de tomate y a la intensidad del whisky, se convierten en oleaje al contrastar con la inconfundible frescura marítima de las ostras.

Merece la pena ir al Club Fisherman's y vivir esta revolucionaria experiencia gastronómica. Pues, en este caso, el contexto suma. El contexto sabe a madera de barco en las paredes, techos de tormenta y viejo lobo de mar apostado en la barra. Completado con ese emocionante toque de clandestinidad propio de los clubes privados, que tan solo se percibe al traspasar la puerta y cerrar por dentro.

Fotos: Cortesía de y Zeleb Style