Reflexión (conjunta) sobre el OFF de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

reflexion-conjunta-sobre-el-off-de-mercedes-benz-fashion-week-madrid

Hay vida más allá del pabellón 14 de Ifema. Y bastante inteligente. Porque, mientras algunos diseñadores españoles pugnan por ajustarse a los nuevos parámetros de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid para desfilar dentro del calendario oficial, otros salen a la calle y se sienten libres de hacer lo que les da la gana con su marca.

Pero todo tiene un precio. El de celebrar un desfile en OFF, fuera de Feria de Madrid, supone unos costes que algunos creadores no pueden asumir. Teniendo en cuenta que Ifema pone (a cambio de una cuota cuyo importe exacto desconocemos) a disposición de sus firmas espacio con música e iluminación, modelos, maquillaje y peluquería, limpieza, vídeo, invitaciones, sala para compradores y acciones de promo, y que los que desfilan en otra parte deben pagarlo ellos solos, no sale barato. De todas maneras habría que echar cuentas y comparar. Aunque, sobre todo, habría que dejar por un momento de lado los números y decidir si se quiere formar parte de un sistema centralizado y homogeneizante o, por el contrario, abrazar la propia personalidad de marca; cueste lo que cueste.

Charo Izquierdo, directora de MBFWM, nos explica que además en esta edición hay una tercera modalidad de desfile que, sin ser en OFF "por no estar fuera de fecha" (la pasarela también le aplica al OFF un criterio temporal, no solo espacial) tiene lugar en el exterior. ¿Un ejemplo? El de Palomo en el Wellington. Que, para el caso, viene a significar lo mismo: yo me lo guiso y yo me lo como. Parece un refrán pero no. Es la nueva pasarela Cibeles.

ADEMÁS: Un street style diferente: los looks más personales de la MBFWM

La dirección se muestra abierta al cambio al tiempo que ensalza el papel que Feria de Madrid juega en todo esto: "Ifema como institución es quien puede aglutinar todos los desfiles; aunque tengamos un calendario donde le damos cabida a lo que pasa dentro y a lo que pasa fuera. Estamos en el comienzo de una evolución que no sé dónde va a llegar en el futuro pero, en principio, yo creo que este es un lugar magnífico para celebrar los desfiles. Los diseñadores españoles que han desfilado fuera de España siempre dicen que como el backstage de Ifema, ninguno. Aquí tienes unos servicios que en otros lugares no tienes. Yo creo que Ifema debería continuar como sede", sentencia Charo Izquierdo al respecto.

desfile-malne

¿Qué dicen los diseñadores?

Entre bambalinas, nos encontramos a Francis Montesinos, uno de los diseñadores que más años lleva mostrando sus propuestas bajo las faldas del respaldo oficial. Por mucho que en sus comienzos celebrase grandes shows en lugares como la Plaza de las Ventas o el Hotel Palace, e incluso en la cárcel, ahora habla de comodidad: "Aquí estamos cómodos. Es muy cómodo no tener que montar la pasarela, ocuparse de las luces y el sonido... todo eso da mucho trabajo. Desfilando en Ifema te dedicas única y exclusivamente a la colección. A no ser que sea algo muy, muy especial para lo que proceda estar fuera, creo que compensa."

francis-montesinos

Aunque inmediatamente después, el creador añade: "Justo cuando empezó Cibeles, yo no hacía Cibeles. Era un poco (con perdón) cutre. Acostumbrado a esos grandes desfiles de fuera, pues... Ahora está el OFF, algo que le da mucha fuerza a la Semana de la Moda. Que haya desfiles alrededor de la pasarela oficial es muy importante y hace que Madrid se convierta en la capital de la moda española en todos los sentidos. Yo tengo ganas de volver a celebrar un desfile grande." 

ADEMÁS: Las Reinas del Sur de Francis Montesinos

Por su parte, Nuria Sardá, actual directora creativa de Andrés Sardá, ve el OFF como una oportunidad: "El OFF es bueno. La gente sale a descubrir y nosotros espabilamos. El OFF es competencia y en la competencia está el evolucionar: eso es fantástico."

Roberto Torretta, otro diseñador de toda la vida (su primer desfile en Cibeles tuvo lugar en el año 1996), también tiene algo que decir al respecto: "En mi caso, desfilaría en OFF para salir físicamente de Ifema. Por la posibilidad de desfilar fuera del recinto."

Y luego está el caso de Moisés Nieto, que empezó dentro del programa y que, esta temporada, ha decidido desvincularse de él con un desfile en OFF en el Jardín Botánico de Madrid. ¿Los motivos? En sus propias palabras: "Teníamos ganas de cambiar de ubicación y mostrar un entorno que encajara con el concepto y la idea de la colección. Queríamos hacer una presentación más personal y proyectar una idea con esencia. Lo conseguimos gracias a la colaboración de Etnia Barcelona." A lo que agrega: "Creo que hay cambios que cada uno tiene que hacer suyos. La moda vive un continuo cambio y hay que arriesgar más."

moises-nieto-en-el-botanico

ADEMÁS: Moisés Nieto por todas las mujeres que sufrieron a Picasso

Rafael García Lozano, director del Grado de Diseño de Moda de la Escuela ESNE, aplaude su decisión: "Moisés Nieto, estando dentro, ha tenido la inteligencia de salir fuera y de irse a un decorado que no es un pasillo donde difícilmente se puede hacer una coreografía o una escenografía interesante, tal y como hacen en el resto de los países europeos. Tenemos una ciudad muy bonita que hay que enseñar al mundo entero. Y, si queremos ser un reclamo a nivel internacional, también tenemos que vender nuestra ciudad y no solo la pasarela Ifema." Él, que está en continuo contacto con diseñadores emergentes, también denuncia la falta de apoyo a los nuevos por parte de los veteranos: "Que la gente no entienda que si somos más seremos más fuertes; me da mucha pena y mucha rabia. Los pocos diseñadores que hay se agarran a un clavo ardiendo y están ahí luchando para que no entren más. Por eso el OFF es el futuro."

En coherencia, sus alumnos presentan las colecciones de fin de carrera en OFF. Le preguntamos por su punto de vista a uno de los de último año, Ignacio Suárez: "Como diseñador, yo empezaría directamente en el OFF. Nuestra universidad nos lo facilita y creo que es el formato que te abre más puertas. Concentrar todos los desfiles en Ifema nos atrasa con respecto a otros países. Te vas a Milán o a París y esto no existe. Por eso también me gusta es que, dentro de MBFWM, este año haya desfiles que se hacen fuera del recinto."

El OFF desde la perspectiva del invitado

Para la actriz Esmeralda Moya, habitual de la Mercedes-Benz Fashion Week, la clave reside en la cordialidad entre firmas: "A mí, mientras se muestre la moda, que cada uno haga lo que quiera. Pero que lo haga de buen rollo."

esmeralda-moya

La experta en moda Fiona Ferrer no lo tiene tan claro. Para ella, existe por un lado un problema de timing: "El OFF me parece bien relativamente. Porque no se pueden hacer desfiles fuera que coincidan con los desfiles de la pasarela oficial: la gente no se puede dividir en dos. Se deberían coordinar las agendas." Además, alude a la practicidad: "Al final, la Mercedes-Benz es una pasarela impresionante y yo creo que todo el mundo debería aprovecharla. Hay que volverse más prácticos."

En lo que ni Fiona aquí, ni Francis Montesinos cuando se refiere al confort o Charo Izquierdo cuando alaba las instalaciones de Ifema, caen es en que, a la postre, los desfiles cuentan historias muy diversas entre sí. Tanto, que no todas pueden narrarse en el mismo sitio como si de una sucesión de variaciones sobre un mismo tema llamado moda española se tratase. La presentación de una colección requiere de un espectáculo total y el espacio, el tipo de modelos que lucen los looks o los asistentes, no se aislar de la ropa en sí. Y, mucho menos, uniformizar. Pues dentro del ejercicio profesional de una firma también entra el organizar sus desfiles de principio a fin y, por supuesto, de la forma en que quiera.

Tal vez la solución, si lo entendemos como un problema, se encuentre en dar desde las instituciones apoyo real a los diseñadores para que éstos puedan lograrlo solos en lugar de verse obligados a hacerlo con otro tipo de ayuda, más cercana a lo logístico que a lo económico.

MILA GARCÍA

Fotos: Cordon Press y Zeleb