Kubo, un nuevo imprescindible en Valladolid

KUBO-VALLADOLID

Si vives o estás de paso por Valladolid, además de disfrutar de una amplia oferta cultural y de ocio, es importante no dejar pasar por alto su propuesta gastronómica, que se declina en un importante abanico de ricas posibilidades (y para muestra, su famoso concurso anual de pinchos y tapas). 

KUBO-VALLADOLID

ADEMÁS: Balneario de Mondariz, una joya de la Belle Époque en la Galicia profunda

La excelencia culinaria no decae en esta bonita ciudad castellana y a los locales con solera de toda la vida les van saliendo jóvenes competidores al frente de los cuales se encuentran entusiastas empresarios con ganas de comerse el mundo. Y de hacérnoslo comer a los demás, por fortuna. 

Es el caso de Kubo (calle Correos, 9), donde innovación, tradición y calidad se fusionan en un único concepto (basado en la excelencia pero a precios asequibles) que llega de la mano de Fran Beltrán (Valladolid, 1985), quien comenzara hace más de una década su andadura profesional en los fagones vascos junto a grandes maestros como Arzak

KUBO-VALLADOLID

ADEMÁS: 7 cervezas artesanales que tienes que probar 

En su carta conviven sin complejos platos de toda la vida (recomendable cien por cien su ensalada de tomate de la huerta o su jugosa tortilla de patatas) con otros totalmente del vanguardia (es el caso del  micuit de casa con compota de manzana). Y otros en los que tradición y vanguardia se viven a la vez, con la misma intensidad. 

Hablamos, por ejemplo, de su pincho de oreja de cerdo crujiente. O de su ravioli de setas y pato con salsa de foie. O de su falso risotto de idiazabal… (podríamos seguir así hasta enumerar el resto de la carta).

¿Y para finalizar? Sin duda recomendamos la sopa fría de chocolate blanco. Aunque para gustos, los postres de Kubo, uno de nuestros imprescindibles en Valladolid. 

ADEMÁS: Hostels con estilo, una nueva forma de alojarse 

DANIEL OLLER JORGE

Fotos: Cortesía de Kubo