Los Planetas y otras razones por las que amamos Granada

granada

El pasado viernes 24 de marzo salió a la venta Zona temporalmente autónoma, el último disco de Los Planetas. Es el noveno del grupo granadino (sin contar los recopilatorios) e incluye las cuatro canciones del álbum que ya habían visto la luz como singles en los meses anteriores: Espíritu OlímpicoVoy a por tabacoIslamabad y Porque me lo digas tú, y otras diez más. Catorce temas en total.

Con su música como punto de partida, nos teletransportamos a Granada, la cuna del indie español durante los 90 y ciudad de la que todavía hoy siguen saliendo algunas de las mejores bandas del panorama nacional, para tratar de entender in situ el por qué de nuestro amor hacia ella.

1. Zona temporalmente autónoma

zona-temporalmente-autonoma

Palmeras, verde y psicodelia para la portada de Zona temporalmente autónoma. Y para nuestros oídos. El largo número nueve de la mítica formación se llama como el manifiesto de Hakim Bey (pseudónimo del escritor anarquista Peter Lamborn Wilson); y, en palabras del propio Jota, líder de Los Planetas, el nombre surge de la idea de que "el indie fue la única cultura de resistencia de los 90. Es un movimiento que se organiza fuera del circuito establecido por las multinacionales. Por supuesto, es como una zona temporalmente autónoma: en cuanto el poder detecta su existencia, la absorbe". Dicho queda.

ADEMÁS: De Standstill a Vacaciones: 10 grupos indies que dio mucha pena que se separasen

2. La Alhambra al atardecer

los-atardeceres-en-la-alhambra

Hay ocasos y ocasos. Los que ocurren en La Alhambra, con Sierra Nevada de fondo y el barrio del Albaycín al frente, no se parecen a ningún otro sobre la faz de la Tierra. Naturaleza e Historia se funden cuando cae el sol (ay) sobre Granada. Contemplar el espectáculo y sus colores desde el Paseo de los Tristes se convierte en una obligación para todos aquellos que saben apreciar la belleza con mayúsculas: es algo que, al menos una vez en la vida, hay que hacer.

3. Las tapas

las-tapas

Dentro de la cultura granaína, el tapeo ocupa un lugar preponderante. Y decimos cultura y no ocio porque, en Granada, la gastronomía es arte, tradición y aprendizaje. Lo de pasárselo bien viene incluido en el precio. Como la tapa. Pues, en la mayoría de los sitios, al pedir una caña o un vino te la regalan.

Hay varias zonas (permanentemente autónomas) por las que salir de tapas en la antigua Medina Granata: el Realejo, la orilla del Río Genil, la mítica calle Las Navas o la zona donde se ubica la plaza de toros nos molan. Las habitas con jamón, los caracoles, las frituras de pescado, el remojón granadino o la tortilla del Sacromonte no pueden faltar en el menú.

4. Discos Bora-Bora

discos-bora-bora

Tienda de discos legendaria, sala de conciertos de culto y pintoresco punto de encuentro entre artistas y fans, Discos Bora-Bora va mucho más allá de lo que se espera de un establecimiento donde se vende y compra música. En este establecimiento, el vinilo es el rey. El vinilo sigue vivo. El vinilo lo domina todo. Entre su selección de indie, rock, pop o punk nacional e internacional también puedes encontrar merchandising, objetos curiosos y, por supuesto, una buena historia que contar.

Plaza de la Universidad, 1 - Local 7

ADEMÁS: El Madrid más vintage en 7 tiendas

5. La fusión entre lo flamenco y lo hippy

la-fusion-flamenco-hippy

Existe algo indefinible en el aire de Granada que provoca que estilos de vida tan dispares como el cante flamenco de toda la vida y el Flower Power heredado de los 70 se fundan en el mismo oxígeno que respiran sus gentes; hasta el punto de dar origen a una "tribu urbana" única y solo suya, tan arraigada en la ciudad como su peculiar acento. Quien haya estado allí (o escuchado a Chambao, aunque los de Chambao en realidad sean de Málaga) sabrá perfectamente de lo que hablamos.

6. Sierra Nevada

sierra-nevada

Además de ser preciosas las montañas que rodean a Granada cuentan con más de cien kilómetros de pistas esquiables donde se practican deportes como el esquí o el snowboard y todo tipo de actividades de invierno (¡también de noche!). Para después, hoteles con encanto casi a pie de pista, eventos exclusivos y una oferta gastro adecuada para todos los gustos y presupuestos completa la magia de esta sierra que, como su propio nombre indica, siempre está nevada.

7. El Bar de Eric

el-bar-de-eric

Lo regenta Eric Jiménez, batería de Los Planetas. Abre desde las nueve de la mañana hasta indefinido. Y, con los años, ha pasado de ser un simple bar de amigos a convertirse en un templo de peregrinación indie. Las fotos de sus paredes así lo atestiguan. También sus vitrinas, llenas de cachivaches, entradas a conciertos, carteles y otros recuerdos personales del dueño y, por extensión, también de toda una generación de melómanos.

C/ Escuelas, 8

Foto de @cherylmusa

8. ¿El Albayzín o el Sacromonte?

el-albayzin-o-el-sacromonte

El eterno dilema. La guerra (amistosa) entre dos de los barrios más emblemáticos de Granada, el Albayzín, de origen islámico, y el Sacromonte, gitano, lorquiano y de lengua caló. Aunque en realidad ambos estén situados en un mismo distrito. Sus rincones, de principio a fin, fueron creados para recorrerlos al azar. Monumentos religiosos, cuevas y patios entre ellos. 

9. La conexión The Clash-Lorca

la-conexion-the-clash-lorca

Sí, existe. Y tiene que ver con la letra de Spanish Bombs, canción de The Clash incluida en su álbum más célebre, London Calling. En ella, el grupo británico se refiere de forma directa al asesinato del poeta Federico García Lorca, granadino de cuna y... en lugar de desvelarlo todo, os recomendamos mejor que escuchéis vosotros mismos el tema en cuestión.

10. El Granada Sound

el-granada-sound

El festival de música indie de Granada se celebra en septiembre. En el recinto ferial de la ciudad. Para su edición 2017, ya están confirmados artistas como Lori Meyers, Iván Ferreiro, Sidonie o Viva Suecia... imposible perdérselo.

ADEMÁS: Guía cronológica de los festivales de música españoles 2017

Fotos: Cordon Press, Granada Sound, Bar Los Diamantes y redes sociales