El maquillaje de Elizabeth Taylor en Cleopatra

el-maquillaje-de-elizabeth-taylor-en-cleopatra

Es uno de los looks de cine más célebres de todos los tiempos. Tanto que, desde que se estrenó la película protagonizada por ella en el año 1963, la imagen de Elizabeth Taylor ha estado irremediablemente asociada a la de Cleopatra.

El maquillaje y el peinado del personaje los creó Vivienne Walker Zavitz (también estilista de títulos como Chinatown, Funny Girl o La Cosa), inspirándose en archivos históricos. Los grabados y los textos de la época de Cleopatra le dieron las claves; el desorbitado presupuesto presupuesto del filme de Joseph L. Mankiewicz, los medios.

el-maquillaje-de-elizabeth-taylor-en-cleopatra

ADEMÁS: Iconos (beauty) vintage sobre fondo a color

Cuenta la leyenda que la que fuera última reina del Antiguo Egipto vivía por y para su belleza. Llegando incluso a obsesionarse con el espejo hasta puntos enfermizos. Su estilo único creó tendencia. Si en el 51 a. C. hubiese existido la palabra influencer, sin duda se le hubiese atribuido.

Para la película, Vivienne Walker se centró en realzar la mirada de Elizabeth Taylor, tal y como se sabe que hacía Cleopatra al maquillarse. Un amplio trazo de kohl negro enmarcando los ojos tanto por la parte superior como por la inferior y alargado hasta la sien, coronado por unas cejas perfectamente dibujadas, le servía de base a la característica sombra azul índigo de la reina, aplicada con generosidad por todo el párpado. Como toque final, unas pestañas postizas.

el-maquillaje-de-elizabeth-taylor-en-cleopatra

ADEMÁS: ¡Arriba el cardado! Fotos de señoras muy bien peinadas

En contrapunto, la piel de la Cleopatra de Elizabeth Taylor en el film se mostraba siempre suave y aterciopelada, cubierta por una fina capa de base y polvos y acariciada por un leve velo de blush color melocotón, a juego con el labial, de textura cremosa y acabado satinado; tal y como se estilaba entre las grandes divas del celuloide de los 60.

el-maquillaje-de-elizabeth-taylor-en-cleopatra

Una gran variedad de peinados (melena midi con trenzas acabadas en oro, moño alto con flequillo, recogido griego o, simplemente, el cabello suelto) y de tocados, diseñados por Alexandre de Paris especialmente para ella, que ya por aquel entonces se contaba entre sus mejores clientas, completaban el lookazo que Liz lució en Cleopatra. Y eso sin contar los vestidos, de los que ya hablaremos en otra ocasión.

ADEMÁS: 28 coletas icónicas

Fotos: Cordon Press