El estilo de Prince en 10 claves

el-estilo-de-prince-claves

Cuando él llegó, el look disco, que tanto había dado que bailar durante toda la década de los 70 (con artistas como los Bee Gees, Donna Summer, ABBA o John Travolta como iconos de popularidad y referentes estelares) amenazaba con bajarse de los escenarios. Sin embargo, Prince logró lo que por aquel entonces parecía imposible: darle un nuevo impulso al movimiento.

Su primer álbum se llamó For You y fue lanzado en el año 1978. En parte por Prince, cuya fama crecía en paralelo al estilo de Studio 54 y de sus divas, esta corriente musical y estética jamás se fue; evolucionando a lo largo del tiempo hasta llegar al 21 de abril del 2016, día de la muerte del creador del "sonido Minneappolis". Quien, por cierto, después también fue dandy, victoriano, andrógino, bling bling o espiritual sin perderse en ninguna de estas fases a sí mismo.

Ríos de tinta púrpura corrieron sobre él, a tan solo unas horas después de que, a sus cincuenta y siete años, fuese hallado muerto en la intimidad de su casa entre especulaciones acerca de las causas del fallecimiento. Nosotros no vamos a hablar de eso hoy, día del aniversario de su nacimiento. Nosotros vamos a hablar de Prince en un sentido que no deja lugar a dudas: el de su relación de amor eterno con la moda.

1. Sin géneros

prince-sin-generos

Khol en los ojos, purpurina en la piel (vista) y libertad sexual en el alma. Prince supo transmitir con su personalidad fashionista todos los valores emocionales en los que, como él, creyó toda una generación; comenzando por el arte al margen de las etiquetas de femenino y masculino y continuando por una inspiradora revolución de ideales estilísticos.

2. Purple love

purple-love-prince

El color morado simboliza la fantasía, la ambigüedad y lo extraordinario. Prince no podía haber escogido mejor matiz para teñir de liberación los sueños del mundo. Su ya legendario tema Purple rain, que comparte título con la película que el cantante rodó a principios de los ochenta, se convirtió también en la tonalidad fetiche a la hora de iluminar sus actuaciones o de escoger sus outfits.

3. Nunca es demasiado

prince-nunca-es-demasiado

La imagen de Prince cantaba a los cuatro vientos más es más. Firmas como Versace le hacían los coros. Pelos y plumas, brillos, brocados, volantes, volúmenes, orgía de colorines. Todo esto y mucho más hizo del exceso bien comprendido (en demasía, sin malentendidos) una de las señas de identidad de su inconfundible atuendo. 

4. En traje

prince-en-traje

Si hay una prenda que encarne la filosofía de Prince, es un dos piezas vibrante. A poder ser, con pantalón de campana y chaqueta funky de solapas XXL. En juego cromático con los zapatos, combinado con camisas abiertas, collares de oro y una actitud que, le pese a quien le pese, derrochaba flow por encima del bien y del mal.

5. Detalles pioneros

prince-detalles pioneros

Cuando se empezó a llevar el ear cuff, Prince ya estaba cansado de lucirlo a todas horas. Y así con todos esos accesorios en un primer momento excéntricos que, de un modo u otro, formaron parte del transcurrir de su inolvidable estética para luego pasar al street style de las diferentes épocas por las que atravesó. Anillos en profusión, plataformas glitter, maxi cinturones, sombreros de mil y un nombres... ningún complemento del look del artista pasaba por allí por casualidad.

6. Todos los metales preciosos

todos-los-metales-preciosos-prince

Él amaba las joyas. En sentido estricto, y también en su versión textil: dorados, platas, bronces y todas las gemas del Sistema Solar cuajaban sus outfits. Sobre todo para las ocasiones especiales; como cuando recogió el Oscar a la Mejor Canción Original por Purple rain (de la banda sonora del filme) en la noche del 25 de marzo de 1985.

7. Un toque zen

prince-un-toque-zen

Los aires orientalizantes de religiones y modos de pensamiento como el Budismo o el Hinduísmo alcanzaron en algún punto a Prince. Un encuentro inesperado que, junto a otros muchos factores (más allá de su estilo) influyó en que algunas voces lo comparasen con Jimi Hendrix. ¿Hizo aquí el hábito al monje?

8. La estrella

prince-la-estrella

Prince era una estrella. Así lo sentía y así lo transmitía en todas y cada una de sus (acertadas) elecciones de moda. Su genio artístico, su carácter, se declinaban en prendas y accesorios que, por supuesto, una superstar como él debía tener en su armario sí o sí. Jumpsuits, boleros furleggins, gafas de sol y de luna, botines espaciales, blusas de seda o capas mágicas se incluían dentro de su excelvilloso repertorio.

9. Con mensaje

con-mensaje-prince

Tantas cosas que contar tenía Prince, que no solo se limitó a hacerlo en canciones. También lo hizo mediante la ropa que llevaba. Por eso, muchas veces aparecía con prendas escritas, como si de un reivindicativo discurso social, cultural o vital se tratasen; como si juntas conformasen la set list de su lucha particular.

10. Chaquetas, chaquetas

chaquetas-chaquetas-prince

Una cazadora de lentejuelas, una bomber bordada o una americana animal print del compositor decía más que mil palabras... o elementos de su estilismo. Distintos estados de ánimo y un sinfín de proclamas emanaban de sus chaquetas, el fin de fiesta ideal para cualquier look a lo Prince. 

Fotos: Gtres