El estilo de Brigitte Bardot en 10 claves

brigitte-bardot-sesion-de-fotos-1950

Icono erótico, actriz de culto, musa de artistas, heroína en la lucha por los derechos de los animales y leyenda viva. Todas estas facetas y muchas más envuelven a la figura de Brigitte Bardot en el universo estrellado de los grandes mitos del celuloide. Un 28 de septiembre de hace ochenta y un años venía al mundo. En París. Más de ocho décadas después, su imagen sesentera sigue alucinando a todas aquellas personas que, tal y como hizo BB en su día, hoy se atreven a contar historias sobre sí mismas a través de sus looks. Con una arrolladora actitud que nunca pasará de moda.

Para celebrar el 81º aniversario de este gran mito francés las claves de su estilo se convierten en velas de cumpleaños que soplar. De su femineidad infinita, al peinado más famoso del mundo. Y así hasta llegar a diez; aunque bien podrían contarse tantas como su edad actual. Igual que el resto de los mortales, Brigitte Bardot pasó por diferentes fases antes de definir su personalidad estética de un modo definitivo. Sin embargo, desde el principio, tanto ella como su guardarropa tuvieron las cosas muy claras.

Y Dios creó a la mujer

brigitte-bardot-curvas-sexys

Femenina por encima de todo y todos. Así se mostraba Brigitte Bardot en cada uno de sus instantes públicos o privados. Incluso antes de darse a conocer, cuando aún era una belleza anónima con muchos sueños y poco nombre, dicen. Tanto su atuendo como su look beauty enfatizaban ese halo de sexualidad que siempre la rodeaba. Nunca invasivo; presente hasta sin querer. No es casualidad que Et dieu... créa la femme (1957), la película con la que saltó a la fama, hablase precisamente de una mujer como ella. Después vendrían muchos más títulos, mucha más piel.

Teñirse el cabello de rubio y subir hasta el cielo el volumen de su abundante melena fueron actos definitivos, pero no los únicos. También perderle el miedo al escote, destacar la cintura, maquillarse con delineador negro o desnudarse ante la cámara se convirtieron gracias a ella en gestos muy Bardot que, a partir del antes y el después que marcó con su llegada, se extendieron como la pólvora entre las it girls de su generación. Pero ella fue casi la primera.

De París a Saint-Tropez

Sus orígenes están en París pero su corazón habita en Saint-Tropez, localidad donde reside en la actualidad. Estas dos emblemáticas ubicaciones de Francia se reflejaban, siempre, en el estilo de la joven Brigitte. El Mediterráneo, la Nouvelle Vague, el amor por la naturaleza, la influencia de la femme fatale. Todos los hitos culturales y geográficos que emanan de las ciudades de su vida se complementaban y convivían en perfecta armonía cuando ella se ponía un vestido con estampado de rosas y pies descalzos, miraba al mar con biquini y camiseta de rayas o combinaba un suéter de punto con cuello de cisne con leggings negros y kitten heels.

Una mezlca armónica aunque a veces contradictoria. ¿El resultado? Solo uno. Brigitte Bardot.

Fotos: Gtres