#DíaMundialdelVeganismo: 10 formas (muy fáciles y concretas) de veganizar tus platos

El 1 de noviembre se celebra el Día Mundial del Veganismo. Este artículo va dirigido sobre todo a personas no veganas. Porque, aunque nuestra visión ética nos diga que debemos hacerlo, y aunque de verdad queramos hacerlo, puede parecer complicado empezar la transición hacia una vida libre de explotación animal. Sobre todo, en lo que a alimentación se refiere. ¿La buena noticia? Que, en realidad, no lo es.

Como punto de partida, aquí van 10 formas (muy fáciles y concretasde veganizar los platos que comes habitualmente. No estamos hablando de elaboraciones complicadas, ni de gestos que te supongan un gasto extra de tiempo o dinero. Solo tienes que hacer lo que haces siempre, pero en vegano.

¿Empezamos?

1. Sustituye la carne picada por soja texturizada

La soja texturizada es el resultado de extraer el aceite de las habas de soja y, luego, deshidratar el residuo sólido que queda; sometiéndolo a un proceso natural de extrusión. La hay de varios tamaños que se adaptan a diferentes recetas: fina, gruesa o intermedia. No contiene aditivos químicos, ni colorantes, ni conservantes. Es un producto cien por cien vegetal con un alto contenido en proteína y fibra, libre de azúcares y de grasas.

Antes de cocinarla, hay que remojarla en agua o en caldo durante unos minutos. Su textura una vez rehidratada es muy parecida a la de la carne picada. ¡Así que cocínala exactamente igual! Sofrita, hervida, al horno o como parte de salsas y guisos porque, además, absorbe todo tipo de condimentos y sabores. Te la recomendamos en boloñesa o para preparar burritos.

2. Haz tus propias hamburguesas vegetales

El truco definitivo para elaborar hamburguesas vegetales en casa es machacar con un tenedor en un bol grande una legumbre cocida (lentejas, garbanzos, alubias rojas o guisantes, por ejemplo) con alguna hortaliza también previamende hervida y picada en trocitos pequeños (prueba con calabaza, zanahoria o berenjena) y las especias que quieras para darle sabor. Las legumbres son proteína pura, y las hortalizas contienen fibra, hidratos y todo tipo de vitaminas necearias para el organismo.

ADEMÁS: ¿Comida asiática rica y vegana en Madrid? Pink Monkey ya tiene opciones en su carta

Para ligar las hamburguesas, sustituye el huevo por una de las siguientes opciones: copos de avena o miga de pan remojados en agua o en leche vegetal, puré de patatas o un preparado no-egg (lo puedes encontrar en algunos establecimientos veganos y/o ecológicos). 

3. ¿Huevos revueltos? No, tofu

Sí, se puede hacer un revuelto a base de tofu. Y también: el tofu no es aburrido. Todo lo contrario. Bien cocinado, ofrece un montón de posibilidades del desayuno a la cena. Se trata de una alternativa de proteína vegetal ideal a la animal.

El primer paso para llevar esta a la práctica es desmenuzar en crudo un taco de tofu (un paquete suele dar para dos raciones) con las manos. En un recipiente aparte, disuelve un par de cucharadas soperas de harina de garbanzos en agua. Ve añadiendo el agua poco a poco, y bate con unas varillas hasta conseguir una textura de huevo líquido batido. Mézclalo con el tofu desmigado. Pon un chorrito de aceite de oliva en una sartén que no se pegue y, cuando esté caliente, cocina la mezcla, dándole vueltas con una paleta de madera hasta que esté hecha (entre diez y quince minutos). En el proceso, ve agregándole especias y condimentos. Te sugerimos combinar cúrcuma, que además de sabor le aportará un color amarillo semejante al de los huevos revueltos, sal, pimienta, un chorrito de limón y semillas de amapola.

4. Pásate al queso vegano

¿Sabías que ya existen un montón de quesos veganos igual de ricos o más que los de procedencia animal? Los hay enteros, en taco, en lonchas o rallados (como los quesos que has comido siempre, vaya, pero sin necesidad de recurrir a los lácteos).

Nuestros favoritos son los que se elaboran con frutos secos como anacardos o almendras y fermentos naturales. Otras utilizan aceite de coco, soja o incluso garbanzos. Infórmate, investiga y atrévete a probar. Además de descubrir sabores nuevos y de abrir tu mente a otros conceptos de queso, cuidarás tu salud al eliminar de tu organismo las grasas y hormonas contenidas en la leche animal de manera natural (que no están diseñadas para los humanos, sino para los bebés terneros, corderitos o cabritillos).

5. Di adiós a la leche de vaca

Al igual que hay quesos veganos, también hay leches vegetales. De hecho, la variedad es tal que siempre tendrás la oportunidad de saborear una nueva, aportándole matices de sabor al café, los batidos o porridges o postres; o tomándolas tal cual, bien frías en verano y calentitas con cacao y canela en invierno. ¿A que apetece?

De almendras, de soja o de avena. De arroz o de avellanas. De coco. De chufa. La lista de las leches vegetales que ya tienen todos los supermercados es cada vez más amplias. Consejo: escógelas siempre sin azúcares o sal añadidos y, a poder ser, sin conservantes ni aromatizantes.

6. Prueba estas tostadas y te olvidarás de la mantequilla

Receta 1: tomate triturado con aceite de oliva en la base, aguacate encima, semillas de lino y cilantro picado (más un chorrito de lima, si quieres) como toppings. Receta 2: crema de cacahuete, plátano en rodajas, arándanos, quinoa inflada, cacahuetes picados y semillas de amapola. Receta 3: hummus, tomates cherry, pipas de calabaza, cebollino y semillas de sésamo. 

7. Acompaña tus platos con verduras y hortalizas

Es lo más sano y, también, lo más sostenible. Olvídate de las ensaladas con huevo, queso y atún o de las salsas pesadas y piensa formas diferentes de cocinar las verduras y hortalizas en cada comida. La gran mayoría, por ejemplo, están riquísimas al horno o a la plancha con ajo y especias. También puedes hacer purés. Salteados tipo wok. Crudités. Menestras, guisos, crujientes o albóndigas vegetales. ¿Y sabes que las patatas fritas también son veganas, no?

ADEMÁS: 13 cuentas vegan friendly que vas a querer seguir en Instagram

8. Para el aperitivo, hummus y encurtidos 

Ni mejillones en lata, ni quesos, patés y embutidos de procedencia animal, ni aperitivos de bolsa llenos de aditivos artificiales nocivos para la salud (a menudo, con aceite de palma). De ahora en adelante, prepara tus aperitivos combinando hummus y encurtidos. 

¿Otras ideas veganas? Frutos secos, untables vegetales de tomate, berenjena o pimientos que puedes hacer en casa, nachos con guacamole y, por supuesto, quesos, patés y embutidos veganos. ¡Hay hasta sobrasada, chorizo y morcilla veganos!

9. Cómo preparar bocatas 100% veggie

Combina una alternativa a los filetes de carne como el seitán, el tofu o el tempeh o, en su defecto, un producto vegetal que puedas lonchear fácilmente como setas o champiñones, calabacín o aguacate con hojas verdes (kale, espinacas, canónigos, mezclum de lechugas) y brotes (de brócoli, por ejemplo). Puedes aliñarlo o aderezarlo con salsas o tomarlo tal cual; en versión crudivegana, o cocinando los ingredientes a la plancha. ¡Con o sin queso!

10. Reemplaza la miel por sirope de agave

Las personas veganas no consumen miel por la misma razón por la que no consumen otras secreciones de los animales como lácteos o huevos: todos estos productos conllevan una utilización de las otras especies por parte del ser humano para su propio beneficio y en detrimento del resto. Si te encanta aderezar tus desayunos y postres con miel, pásate al sirope de agave. Sale de un árbol. Su extracción es totalmente ecológica. Y endulza (mucho) además de darle un aroma único a cualquier bocado.

ADEMÁS: 8 alternativas vegetales a la carne

Fotos: Unsplash