Belleza a la parisién: looks de pasarela para soñar

belleza-dior-primavera-verano-2016-delphiniums

De Christian Dior y su femineidad decadente entre un millón de delphiniums al retrofuturismo de raza de Paco Rabanne, la Semana de la Moda de París se mueve. Y lo hace en dirección a la belleza más pura. Como si el look de pasarela fuese un fin (del trayecto) en sí mismo y no un medio (de transporte) para conducir las tendencias hacia una vertiente más inspiracional. ¿El resultado de este cambio de perspectiva? Unas ganas locas de emular todas y cada una de las propuestas beauty que se suceden sobre el catwalk. Sin miedo al mundo real.

Para la próxima temporada Primavera-Verano 2016, firmas y diseñadores proponen sueños a la parisién en forma de maquillajes y peinados insólitos. Cargados de carácter y diferentes en su unicidad, pero también con un denominador común: toda la luz de la ciudad en que se presentan, o por el contrario la más absoluta ausencia de ella, explotando incontenible en los detalles. Sí: el contexto influye. Porque no es lo mismo presentar y embellecer una colección en París que hacerlo en Nueva York o en Milán.

¿Pasado de moda?

vivienne-westwood-maquillaje-punk

Se lleva mirar hacia atrás. Con perspectiva, sin nostalgia. Por eso, el revival es la actitud que domina la mayoría de las creaciones de belleza en la Fashion Week parisina. Un viaje en el tiempo que abarca desde la época victoriana (Alexander McQueen) a los años 80 (Vivienne Westwood, Manish Arora o Elie Saab). Lo importante es no quedarse quieto en el mismo sitio durante más de una década seguida. Otra vez, el movimiento; ese ritmo algo pausado, lleno de naturalidad y, en cierto modo, romántico de la capital francesa y su inconfundible estilo.

El secreto está en saber a dónde, y hasta cuándo, dirigirse. Pues lo aún cercano puede resultar hortera o incluso forzado (por ejemplo, todavía tiene que llover bastante sobre el adoquinado de París para que los primeros años dos mil dejen de asustar). Hay que tener paciencia y esperar al momento justo para rescatar el beauty trend adecuado. No precipitarse. Y jugar con la reinterpretación para evitar caer en el disfraz. Que, con Halloween cada vez más cerca, está muy bien... pero que, a la hora de la verdad que supone mirarse al espejo, no cuenta como elemento cool cotidiano.

El desaliño es bello

saint-laurent-primavera-verano-2016-look-beauty

Tal vez la forma más extrema que tiene la pasarela de París de combinar belleza y moda sea el feísmo. O elogio de lo, a priori, entendido como no estético. Casas como el nuevo Saint Laurent de Hedi Slimane, con su personal grunge, han puesto de manifiesto con sus últimas colecciones que lo inmaculado aburre y que lo imperfecto interesa. Y que, en el fondo, lo considerado poco armonioso, desaliñado o chocante desde un punto de vista clásico atrae más al ojo humano que todas las proporciones griegas del planeta.

Entonces, es cuando lo kitsch se erige como irresistible. Giambattista Valli traduce esta filosofía en un make-up de impacto con las cejas teñidas de verde inquietud. Pero no es la única marca que ahora lo hace. Ni la última que lo hará en el transcurso de esta onírica semana en París que todavía no ha terminado de hablar de belleza.

Fotos: Gtres