Balneario de Mondariz, una joya de la Belle Époque en la Galicia profunda

Balneario de Mondariz

Hablar de Galicia es hablar, entre otras muchas cosas, de leyendas ancestrales, de naturaleza en estado puro, de buena gastronomía, de la hospitalidad de sus gentes... Y todo ello se aúna en el Balneario de Mondariz (en Pontevedra), una joya de la Belle Époque construida en 1880 que sigue siendo a día de hoy todo un referente entre las principales villas termales de Europa. 

Balneario de Mondariz

ADEMÁS: Le Gran Tour: cuando los viajes eran verdaderamente grandes

En su Gran Hotel se hospedaron en su momento de máximo esplendor algunas de las figuras más influyentes del momento, entre los que destacan Isaac Peral, John Rockefeller III, el rey Alfonso XIII o el sultán Muley Haffid, y en la actualidad recibe igualmente a importantes personalidades de todos los sectores que ayudan a mantener viva la leyenda de un enclave cuyo magnetismo ya fue advertido, miles de años atrás, por los celtas y los romanos. 

Mondariz-Balneario

ADEMÁS: 10 hoteles en España con piscinas que molan mucho

El descubrimiento de las propiedades medicinales de sus aguas, que se produjo en la segunda mitad del siglo XIX, dio origen al municipio Mondariz-Balneario, el más pequeño de Galicia, con 2,3 kilómetros cuadrados, y a todo un referente tanto a nivel de cosmética natural como de ocio y hostelería. 

Porque en pleno siglo XXI Mondariz se ha convertido un centro moderno con un balneario a la carta, un circuito termal basado en la tradición celta y el Palacio del Agua, un spa de 3.000 metros cuadrados de piscina interactiva y un campo de golf de 18 hoyos; así como una zona dedicada a los más pequeños, Mondariz Kids. 

Balneario de Mondariz

ADEMÁS: Hostels con estilo, una nueva forma de alojarse

La zona destaca a su vez por su riqueza natural y es posible realizar rutas tanto a pie como en bicicleta o en caballo. Una delicia para los sentidos, especialmente en otoño, cuando los colores del bosque gallego se revelan con especial violencia ante nuestros ojos, en la que apetece alojarse en cualquier época del año. 

Fotos: cortesía del Balneario de Mondariz