Alta Costura Primavera-Verano 2018: retazos de sueño

alta-costura-primavera-verano-2018-retazos-de-sueño

Una temporada más, los desfiles de Alta Costura se han convertido en un esplendoroso despliegue de moda creada por y para soñar. Firmas como Giambattista Valli (en la foto de portada), Dior o Givenchy han presentado sus colecciones Primavera-Verano 2018 en diferentes enclaves de París.

Poco a poco, parece que la Haute Couture se va recuperando de la crisis de identidad sufrida en los últimos años: las casas renuevan tanto sus modos de trabajar como sus conceptos de diseño para adaptarse a los nuevos tiempos. Para no morir. En este sentido, hemos podido ver que muchas de las propuestas poseen un claro carácter comercial. Ya no solo desfilan en esta pasarela por imagen, sino también con la pretensión de llegar a más gente.

ADEMÁS: ¡Al mar! Así se lleva el estilo navy en invierno

A pesar de ello (¿o precisamente por este motivo?), la fantasía sigue vibrando en lugares propios como el sonido de un vestido de organza al moverse, en la caída de una capa que se arrastra por el catwalk o en el tacto perfecto de un traje que, justo después, se abre en forma de flor.

Hablar de tendencias aquí supondría caer en el reduccionismo. Mejor abrir la mirada, y el resto de los sentidos, al arte. E interpretar la Alta Costura como la más alta y creativa manifestación de moda que existe. Inspirada de hecho, en casos concretos como el de Dior Couture (que vuelve su mirada hacia la pintura surrealista de Leonor Fini) o el de Elie Saab (fijándose esta vez en el Art déco) por otras artes.

ADEMÁS: Elogio del jersey negro

En esta galería hemos seleccionado algunos de nuestros momentos favoritos. Haz click en el icono de arriba para entrar en contacto con ellos.

ADEMÁS: 10 conclusiones de estilismo que extrajimos de las pelis de Almodóvar

Texto: Mila García

Fotos: Cordon Press