Acusaciones de maltrato, despidos fulminantes y firmas en cuestión: arranca la PFW

polemica-paris-fashion-week-elie-saab

Este martes 28 de febrero ha dado comienzo la edición Otoño-Invierno 2017/18 de la Paris Fashion Week. ¿Su pistoletazo de salida? El (poderoso) desfile de Yves Saint Laurent, más una (vergonzosa) polémica. Hoy todos los que en este momento allí se encuentran hablan del tema pero, ¿qué ha pasado en realidad?

La cosa empezó con un post de Instagram, publicado por James Scully, director de cásting. En él, el hombre que hasta hace unos días estaba reclutando modelos para los desfiles de las firmas más importantes de la Semana de la Moda acusa directamente a cuatro de ellas, Balenciaga, Elie Saab, Lanvin y Hermès de dar un trato vejatorio y abusivo a las tops durante los procesos de selección previos a la celebración de sus fashion shows. He aquí su relato; haz click en la imagen para leer el texto completo.

instagram-james-scully

Entre otras cosas, Scully cuenta que "estaba muy preocupado al saber que había un gran número de chicas en el cásting de Balenciaga, donde Media & Rami (abusadores en serie) hicieron esperar a más de ciento cincuenta chicas en una escalera; les dijeron que tenían que estar ahí tres horas para ser vistas. Como hacen habitualmente, les cerraron la puerta, se fueron a almorzar y apagaron las luces, dejándolas en las escaleras con la única luz de sus teléfonos. Además de cruel, fue algo peligroso para ellas y algunas chicas con las que hablé quedaron traumatizadas. La mayoría de ellas han pedido cancelar su acuerdo con Balenciaga, así como con otras casas como Hermès o Elie Saab, porque se niegan a ser tratadas como animales."

ADEMÁS: 6 firmas de lencería feministas

En canto a Lanvin, el director de cásting afirma que la casa "se niega a incluir a mujeres de color".

¿La respuesta de las firmas? No se ha hecho esperar. Sophie Boilley, portavoz de la última, ha dicho que "estas acusaciones son completamente falsas y sin ningún tipo de fundamento". Por su parte, Balenciaga ha emitido el siguiente comunicado: "El pasado domingo 26 de febrero Balenciaga tomó nota de los problemas que habían tenido lugar ese día con las modelos. La compañía reaccionó inmediatamente, haciendo cambios radicales en el proceso de cásting, incluyendo el cese del contrato con la actual agencia. Además, Balenciaga envió una disculpa por escrito a las agencias de modelos que se vieron afectadas por esta situación. Balenciaga condena este incidente y continuará comprometida para asegurar unas condiciones de trabajo más respetuosas con las modelos."

Mientras que unos lo desmienten, otros lo reconocen y toman medidas. Pero, en el fondo de todo, sigue sin resolverse la duda definitiva: ¿quién tiene la culpa de que esto pase? ¿Las agencias de cásting, las propias marcas de moda o ambos? 

ADEMÁS: Viva Gigi

Fotos: Cordon Press e Instagram