10 planes pro-calor

10-planes-pro-calor

Si no puedes con tu enemigo, únete a él. O, en otras palabras, si no sabes qué hacer para combatir el calor, abrázalo y deja que las altas temperaturas entren en tu vida como quien le abre la puerta (o las ventanas, en este caso) a un nuevo amor.

Hablamos de novedad porque, después de un invierno mucho más largo, frío y lluvioso de lo habitual, la eclosión térmica solo acaba de comenzar a pesar de que hoy ya sea verano. Tip: no te quejes, disfrútalo. Cada vez que te den ganas de quejarte, recuerda que hace apenas unos días estabas maldiciendo al paraguas.

Aquí van diez planes pro-calor que te lo pondrán todo superfácil.

ADEMÁS: El Mundial en 8 platos (que puedes probar sin moverte de España)

1. Hacer el reto picante de La Chelinda

10-planes-pro-calor

Tres tacos. Tres niveles de intensidad (y, por tanto, también de calor). Entre ellos, el chile más picante del mundo. Tres premios, incluido un viaje a México. ¿Te atreves a sudar de placer? Infórmate acerca de cómo puedes participar aquí.

2. Tomar el sol en la terraza

10-planes-pro-calor

En las piscinas urbanas hay demasiada gente y (aunque sin trampolín) tú tienes una terraza maravillosa donde pega el sol. Aprovéchala. ¡Siempre puedes refrescarte con un spray de agua helada o incluso practicar el manguerazo de toda la vida! Eso sí, nunca te olvides de ponerte protección... ni en tu propia casa estás a salvo de los efectos nocivos de los rayos solares.

3. Cocinar al horno

10-planes-pro-calor

Hay vida (y nutrientes) más allá del gazpacho y de las ensaladas. Aprovecha los ingredientes frescos de temporada para, además de en frío, comer en caliente alguna que otra noche a la semana. El que sea verano no significa que debas renunciar al horno sí o sí... la clave reside en apostar por recetas simples y ligeras que no dejen una sensación de pesadez. Algunas ideas: quiche, verduras asadas con vinagreta de albahaca y limón, musaka o tarta de queso.

ADEMÁS: El Deauville de Gabrielle Chanel

4. Pasear a las tres de la tarde

10-planes-pro-calor

Buena luz, ambiente optimista y apenas gente (¿estarán todos durmiendo la siesta?) para re-descubrir los mejores rincones de tu ciudad sin agobios. ¿Qué más se puede pedir? Si te apetece pasear a las tres de la tarde, hazlo. Pero antes ármate de botella de agua, protector solar, calzado cómodo y sombrero. Y vete por la sombra. Con tranquilidad. Otro consejo es que comas algo fácil de digerir, así evitarás sufrir un golpe de calor por problemas derivados de los cambios bruscos de temperatura.

5. Llevar accesorios de plástico (¡es tendencia!)

10-planes-pro-calor

El plástico da un montón de calor. Demasiado calor. Por eso, no te vamos a proponer que te vistas de este material de la cabeza a los pies por muy de moda que esté sino simplemente que incluyas en tu look algún detalle transparente en forma de accesorio. Como, por ejemplo, esta riñonera holográfica de Zara, muy práctica para la playa y la piscina al proteger tus cosas gracias a su efecto impermeable.

6. Practicar hot yoga

10-planes-pro-calor

Para que el yoga se considere hot, hay que practicarlo en una sala que esté a unos 42 grados de calor. Ten en cuenta que las sesiones no pueden durar más de noventa minutos y, por razones obvias, no se recomiendan para personas con tendencia a las bajadas de tensión.

¿Ventajas? Evita las lesiones, mejora el rendimiento de los músculos y de las articulaciones, activa la circulación, libera de la ansiedad (más aún) y limpia la piel de toxinas reestructurando el cuerpo desde dentro hacia fuera. Es como una sauna pero en versión zen. ¡Infórmate acudiendo a tu centro de confianza!

7. Salir al campo

10-planes-pro-calor

Nada aporta más paz que estar en contacto con la naturaleza. En verano, con el campo en pleno apogeo, podrás recoger los frutos de toda una primavera de lluvias respirando aire puro, tomando buen color casi sin darte cuenta e incluso organizando alguna actividad divertida como un pícnic o un baño en una piscina natural. Si tienes perro, le encantará acompañarte. Ambos disfrutaréis de este planazo donde quizás se pase algo de calor pero que, en el fondo, mola tanto que eso es lo de menos.

ADEMÁS: ¿Por qué tú también quieres ir a Positano? 6 razones

8. Dormir sin aire acondicionado

10-planes-pro-calor

Pruébalo... no es tan malo. De hecho, es bueno. No respirar el aire frío que sale de una máquina es bueno.

9. Ir al cine de verano

10-planes-pro-calor

Pasar el calor en el cine de verano mola. Mola mucho más que pasarlo en una terraza de bar atestada, por ejemplo. ¿Has ido alguna vez al Fescinal de Madrid, en el Parque de la Bombilla?

10. Apostar por una melena XXL

10-planes-pro-calor

Si tienes el pelo largo, no renuncies a él en verano. Y, si quieres tenerlo pero no, ponte extensiones aunque sea junio. Piensa en las sirenas. O en una diosa griega. O en las musas renacentistas. ¡Inspírate a través de tu melena secándose al aire!

Fotos: Gtres, Instagram, Fescinal (web oficial), fotogramas de película y cortesía de La Chelinda