5 planes (muy) románticos para celebrar San Valentín

planes-de-san-valentin

Viva el dolor. Y el desamor. Pero que viva (un poco más) el amor. Así lo cantaba La casa azul, así ha sido desde tiempos inmemoriales. Sobre todo, tan cerca de San Valentín. Este año, el 14 de febrero evoca planes llenos de romanticismo; ése que, por mucho que en ocasiones nos empeñemos en convencernos de lo contrario, no ha muerto. 

Se puede innovar. O, por el contrario, recurrir a lo de siempre. Todo depende de tu/su personalidad, de la idea del Día de los Enamorados que os apetezca vivir y de los medios de que dispongáis. El componente irracional también influye. Como en el propio sentimiento que ahora estáis a punto de celebrar. Pues aquí lo de dejarse llevar, tanto en lo vuestro como en la cita, se vuelve tan o más decisivo que tratar de planearlo todo al milímetro. 

He aquí unas cuantas pistas para el punto de partida.

1. Cena + copa

Cena + copa en San Valentín

Se trata del clásico entre los clásicos; del planazo de San Valentín que nunca falla. Por eso, hay que organizarlo al menos una vez en la vida. Porque, como dice el refrán, a los hombres (y a las mujeres también, añadimos nosotros) se les conquista por el estómago. Si además el momento de amor gastro se adereza con flores, velas y champán, mejor que mejor. Porque, ya que se hace, mejor hacerlo bien. 

2. Desayuno en la cama

 Desayuno en la cama en San Valentín

En un hotel bonito o en casa; con un desayuno preparado por el servicio de habitaciones, por ti, por él o ella o por una empresa de cátering a domicilio (prueba con Matías Buenos Días o con Viena Capellanes). De cualquier modo, el instante de dar los buenos días puede convertirse en toda una declaración de amor. Porque, en San Valentín, no hay nada más inspirador que despertarse junto a esa persona especial y desayunar a su lado para, después, seguir durmiendo un ratito más...

3. Amanecer al aire libre

Amanecer al aire libre en San Valentín

No hace falta estar en el Festival de Woodstock ni en el año 1969 para ver salir el sol in love. Una playa tranquila, una azotea con vistas a los tejados de la ciudad o un bosque de las afueras pueden ser perfectamente los escenarios del amanecer más romántico de vuestras vidas. Siempre tenéis la posibilidad de dormir allí si el clima os lo permite (o a cubierto pero muy cerca en el caso de que no) y, justo antes del alba, sacar la mantita para acurrucaros mucho debajo mientras a vuestro alrededor despunta el Día de los Enamorados.

4. Cine para dos

Cine para dos en San Valentín

Este San Valentín, otra opción es tirar la casa, o más bien el corazón, por la ventana y comprar todas las entradas de una sala de cine donde pongan ese título de estreno que tanto os apetece ver juntos. Los Cines Ideal de Madrid son súper románticos, por ejemplo. ¿Caro? Sí. ¿Bonito? Más. Y es que un romance de película también se merece gestos épicos; enormes manifestaciones que estén a la altura de las enamoradas circunstancias. Piénsalo. Ahora o nunca.

5. "¿Quieres casarte conmigo?"

Pedida de mano en San Valentín

No, nos hemos vuelto locos de repente y por el 14 de febrero. Únicamente consideramos que, si ya lo tienes claro, ¿por qué no hacerle la pregunta en el Día de los Enamorados? Inspírate en pedidas de mano de celebrities que han hecho historia; como la de David Beckham a Victoria Addams o la del Príncipe Rainiero de Mónaco a Grace Kelly.

Aunque, eso sí, lo más importante es que lo hagas solo vuestro. Para que lo recordéis como algo único y exclusivo. Un buen modo de lograrlo es combinar este plan con alguno de los cuatro anteriores. 

Fotos: Gtres, Tumblr y Ramsés