5 cremas y sopas para ponerte guapa este invierno

Cinco-recetas-fáciles-y-sanas

El frío ha entrado (de una vez por todas) de golpe en nuestras vidas y, con su irrupción, nuestra nevera pide a gritos un cambio de actitud: en los gélidos de invierno, el cuerpo nos suplica que nos despidamos de esas saludables ensaladas que hacen las delicias del verano y de esos sándwiches tan fáciles de preparar y que, en su lugar, les demos la bienvenida a las cremas y las sopas, tan calentitas y reconfortantes como healthy. ¡También para la piel!

Porque las bajas temperaturas se combaten mejor si al dúo manta + peli se le suman recetas ricas, fáciles y sanas, aquí van cinco sugerencias que harán que tanto tu sentido del gusto como el de la belleza te lo agradezcan.

1. Crema de calabacín y puerros

receta-de-crema-de-calabacin

El calabacín es una de las verduras más beneficiosas para el organismo. Y es que, además de estar riquísimo y de no tener apenas calorías, sus vitaminas son perfectas para mejorar nuestra salud y hacer que nuestra piel luzca mucho más bonita. ¡Todo ventajas!

Para preparar esta sencilla crema (perfecta para una cena para dos) tan sólo se necesitan dos calabacines pequeños, dos puerros, 250 ml de leche desnatada, la misma cantidad de agua y un poquito de aceite de oliva.

Después de cortar en rodajas las verduras, sofreímos el puerro en una cacerola durante unos minutos, para a continuación añadir el calabacín y dejar sofreír todo unos diez minutos más. Cuando las verduras estén doraditas, procederemos a añadir el agua y la leche desnatada, dejándolo reposar a fuego lento durante 15 minutos. ¡Recuerda poner la tapa! Una vez el calabacín y el puerro adquieran una textura tierna, batimos todo hasta obtener una crema más o menos espesa (dependiendo de cómo nos guste) y le añadimos las especias que nos apetezcan.

2. Sopa de calabaza

receta-de-sopa-de-calabaza

La calabaza no sólo es uno de los alimentos estrella del otoño y del invierno por su sabor: lo cierto es que sus propiedades ayudan a mejorar la calidad del sueño, lo que se traduce en un mejor aspecto por las mañanas y ¡en mucha más energía para afrontar el día!

En este caso, se necesitan unos cuantos trozos de calabaza, dos o tres zanahorias (dependiendo de cuántas raciones queramos preparar), el mismo número de patatas, medio litro de leche, media cebolla, pimienta negra y sal.

Después de pelar y trocear todas las verduras, ponemos a sofreír la cebolla con una pizca de aceite en una olla y, cuando esté listas, añadimos las zanahorias y las patatas y lo cubrimos todo con un poco de agua. Dejamos pasar unos minutos y agregamos la calabaza y la leche junto con las especias; y lo dejamos cocer a fuego lento unos 20 minutos. Trituramos el resultado con la batidora y servimos.

3. Crema de apio y patatas

receta-crema-apio

Añadir apio a nuestra dieta puede tener un sinfín de beneficios. Entre ellos, ayuda a depurar nuestro organismo y a sentirnos mucho más sanos y (por ende) más felices.

Para la crema de apio y patatas necesitaremos 4 ramitas de apio, 300 gramos de patatas, un litro de caldo vegetal y una pizca de perejil picado.

A la hora de prepararla, primero debemos lavar las ramas de apio y, más tarde, pelamos las patatas y las cortamos en rodajas junto con el apio. Después, en una cazuela con un chorrito de aceite sofreímos las rodajas de apio y dejamos pasar unos minutos. Añadimos las patatas y freímos unos minutos sin dejar de remover. Para terminar, añadimos el caldo y lo dejamos cocer durante 30 minutos a fuego medio y trituramos. Para darle un toque distinto, añadimos perejil picado justo antes de servir el plato.

4. Crema de champiñones

receta-crema-de-champiñones

Los champiñones no sólo tienen un bajo contenido en grasas y calorías, sino que son una fuente magnífica de proteínas y agua. Comerlos regularmente ayudará a hidratar nuestro cuerpo y aportará los nutrientes necesarios para afrontar nuestra rutina con energía.

La crema de champiñones es todo un clásico de la cocina tradicional y ¡prepararla es de lo más fácil! Tan sólo se necesitan 300 gramos de champiñones frescos, medio litro de agua (o, si lo prefieres, de caldo de verduras), media cebolla, perejil, pimienta negra y una pizca de sal.

Para empezar, se deben lavar los champiñones para después trocearlos junto a la cebolla. En una olla ponemos un poco de agua (o de caldo) a hervir y añadimos la cebolla y la dejamos cocer unos cuatro minutos. Mientras, calentamos en otro cazo el resto del agua o del caldo que vayamos a utlizar y cuando pasen los cuatro minutos lo añadimos a la olla principal. Es aquí cuando incorporamos los champiñones y dejamos todo reposar durante 20 minutos a fuego lento hasta que quede blandito. Después, sólo nos queda batir y salpimentar.

5. Sopa cremosa de espárragos

receta-crema-esparragos

Los espárragos ayudan a desintoxicar nuestro cuerpo y, gracias a su bajo contenido en grasas, resultan perfectos si lo que buscamos es cuidar la línea.

En este caso necesitaremos media cebolla, 200 gramos de espárragos, la misma cantidad de patatas, un vaso de agua y otro de leche desnatada, dos quesos pequeños de Burgos y una pizca de sal y pimienta.

Primero, pelamos la cebolla y la cortamos junto a los espárragos, para después ponerlo todo a saltear en una cacerola con un chorrito de aceite de oliva. Cuando estén dorados, añadimos las patatas peladas y troceadas para rehogarlo todo junto a medio vaso de agua. Una vez hecho, salpimentamos y trituramos todo hasta lograr una crema espesa. Mientras, en una olla aparte trituramos el queso junto con la leche para obtener una salsa blanca que añadiremos a las verduras ya trituradas. Después de mezclarlo todo, lo volvemos a triturar en conjunto para que quede lo más ligero posible.

Fotos: Cordon Press e Instagram