10 momentazos de estilo ochentero que nos dejó Stranger Things

el-estilo-de-stranger-things

No solo de guiños maestros a la historia del audiovisual, palomitas con mantequilla y fascinación general vive Stranger Things. Su lado más fashionista también influye en su (súper) éxito a nivel mundial.

Para aproximarnos un poco a él, aquí van diez reseñables momentos estilosísimos y ochenterísimos de la primera temporada de la serie.

1. Vestido de niña vs Bomber

Vestido-de-niña-vs-bomber

Es el nuevo (o, mejor dicho, el viejo) estilo femenino contra el masculino. Pero en versión teen. Pero en versión destroyer. Pero en versión nostálgica. Un little pink dress con nido de abeja y cuello bebé, sumado a una cazadora abullonada azul con cremallera, protagoniza este inspirador look sacado de la serie de moda no apto para clásicas.

ADEMÁS: Inspiración 90's: vestido + camiseta

¿El toque cool definitivo? Por supuesto, zapatillas Nike combinadas con calcetines deportivos. Y, para quien se atreva, un radical corte de pelo al más puro estilo clubber.

2. ¡Larga vida al look nerd!

larga-vida-al-look-nerd

Hace ya varias temporadas que la "rarita" de la clase dejó de serlo. Y es que, gracias al trabajo de diseñadores como Alessandro Michelle para Gucci, Miuccia Prada o Karl Lagerfeld (tanto en Chanel como en Fendi), la estética kitsch más college vuelve a estar de plena tendencia

Su confirmación llega con el personaje de Barb en Stranger Things. Blusas de cuadros con chorreras, gafas XXL con montura transparente, faldas midi, mocasines y todo tipo de atrezzo de biblioteca mediantes.

PD: ¿Qué pasará con ella en la segunda temporada? Porque las cosas no pueden quedar así... no.

3. Boys, boys, boys

boys-boys-boys

Pura aventura: eso desprenden los niños de la serie. Pantalones de pana, sudaderas de chándal de colores, polos de manga larga, cazadoras forradas y mochilas los acompañan siempre en sus andanzas.

ADEMÁS: 20 looks de película que inspiran

Resulta fácil encariñarse con ellos y con su imagen, que traspasa los límites de edad para deleitar a todos aquellos eternos adolescentes que se niegan a cambiar la camiseta de su saga de cine o personaje de cómic favorito por el traje. ¡Viva! 

4. La ¿perfecta? ama de casa

la-perfecta-ama-de-casa

Jerséis con cuello cisne, pantalones de campana, camisas de cuadros y chalecos definen el "rollito" niña bien de Karen, la definición de esposa y madre ideal americana de los años 80. En teoría.

Pues, debajo de su cabello perfectamente moldeado por rulos durante toda la noche y de sus joyas discretas pero bien escogidas, se esconde (seguro, lo notamos) un alma libre que en algún momento de su vida se planteó dejarlo todo para unirse a una comuna hippie. Y eso mola.

5. ESA cazadora vaquera con borreguito

esa-cazadora-vaquera-con-borreguito

¿Quién no tuvo una? Y, sobre todo, ¿quién no quiere una para este invierno? Con su aire desaliñado y sobre una camiseta de manga corta cualquiera, esta prenda de abrigo lo tiene todo (pero todo) para traspasar décadas y fronteras sin resentirse lo más mínimo por el viaje en el imaginario fashionista colectivo.

6. Rayas y zapas

rayas-y-zapas

Un estampado y un accesorio. Por separado, juntos. Las rayas en jerséis y camisetas; unas zapatillas modelo clásico para llevar con cualquier outfit, no importa cuál. Lo de verdad relevante es que hacen muy buena pareja, aunque no tanto como Nancy y Steve. Ains.

7. Como un leñador

como-un-leñador

Un poco a lo Twin Peaks, el look de montaña también está bastante presente en Stranger Things.

Porque en los pequeños pueblos estadounidenses del interior cercanos a la frontera con Canadá hace frío. En los pequeños pueblos estadounidenses del interior cercanos a la frontera con Canadá se llevan los cuellos de las camisas por encima del suéter, las chaquetas forradas y bien cerradas y, aunque por aquí nos pese, practicar tiro al blanco con botes de cristal colocados sobre troncos de árbol cortados.

ADEMÁS: David Lynch en 7 escenas delirantes

8. La gorra de tres colores

la-gorra-de-tres-colores

Rojo, azul, y blanco. Dos colores primarios opuestos y un tono neutro que media entre ellos se erigen como el objeto de deseo cromático de la icónica gorra de béisbol eighties. Con visera plana, rejilla y parte de atrás regulable. (Sí, lo sabemos, nosotros también necesitamos una.)

9. Superposiciones por doquier

superposiciones-por-doquier

Primero jersey, después camisa y, por último, chaleco acolchado. ¡Y a la bici! Si fuiste niño o niña en los ochenta, te sonará seguro este combo de capa de ropa sobre capa de ropa y medio de transporte predilecto.

La pregunta es: ¿te animarías en la actualidad con su revival?

10. Un toque cursi

un-toque-cursi

Why not? Si los colores pasteles y las prendas políticamente correctas como la rebequita de punto con adornos de grecas o los pantalones "chinos" dicen que quieren volver, no seremos nosotros quienes se lo impidamos. Más cuando Stranger Things ha decidido aceptarlos tal y como son en su primera temporada.

Fotos: Fotogramas de Stranger Things