Y entonces llegó ella: Úrsula Corberó inspira a Teresa Helbig desde el front row