Una legión de ángeles anda suelta por París